Alisado Japones – Todo lo que debes saber sobre esta técnica

29 julio, 2020
Alisado - Portada - Técnicas de Peluquería
0 918 0
Tratamiento japonés

Para las amantes del pelo liso tabla, existen varias posibilidades. Si bien la plancha es la más rápida, es la que menos tiempo de efectividad tiene. Por no hablar de que no es bueno pasársela constantemente.

Por eso, el alisado japonés es para quienes están buscando un alisado perfecto, sin ningún tipo de onda, y que no se vaya con el agua.

Para alisar el pelo, también existen otras técnicas como el alisado brasileño, la exoplasia o la taninoplastia, a la que también le hemos dedicado otro post.

Como vemos, existen diversos caminos para llegar a Roma.

 Y Roma, en este caso, es un pelo liso, sedoso y hermoso.

Pero, la capital italiana no tiene nada que ver hoy. Es Japón el que nos concierne. Porque fue en el país asiático donde, en los años noventa, surgió este tratamiento capilar, a manos de la estilista Yuko Yamashita.

Una total revolución. No había actriz o modelo del momento que no luciera una melena extralisa.

¿Qué es el alisado japonés?

El alisado japonés es el tratamiento más popular y demandado para conseguir un pelo liso definitivo que siempre ha estado de moda por sus resultados tan sorprendentes y duraderos.

De lo que puede presumir esta técnica frente a las demás es del tiempo que permanece: de seis meses a un año, dependiendo del tipo de cabello.

Pelo perfecto para Alisado Japonés

Aunque este alisado se puede realizar en todo tipo de pelos, es altamente recomendable para aquellas clientas con mucho frizz, y para las que quieran darle un respiro a su melena de tanto secador y plancha.

También, para las de cabello rizado que quieran descansar de los rizos salvajes e indomables y estén buscando un cambio, un look innovador. Para cabellos muy -demasiado- voluminosos se consigue un resultado de película.

alisado japonés

Es tan versátil que se puede aplicar incluso a las que lleven tintes, baños de color o mechas. Es el profesional el que debe determinar si el cabello está sano y en condiciones óptimas para el tratamiento japonés. Si el tinte o las mechas se ven poco cuidadas y secas, entonces será mejor aplicar un tratamiento hidratante u otra solución.

Sí que es cierto que, si se ha sometido a una decoloración, el alisado japonés no es el tratamiento ideal para alisar el cabello, porque no aguantaría de la misma manera. En este caso, es el experto el que debe aconsejar otro tipo de técnicas para alcanzar resultados parecidos.

¿Desrizado japonés en pelo corto?

Sí. Un pelo corto también puede someterse al alisado japonés. No importa la largura.

Lo que hay que tener en cuenta es que es un tratamiento permanente no reversible. Esto no quiere decir que el pelo vaya a crecer liso a partir de ahora.

El pelo crecerá como siempre lo ha hecho (rizado, si así era antes del tratamiento). Pero la parte que ha sido expuesta al alisado japonés no se rizará por completo hasta que el pelo se haya cortado y saneado.

Cómo se hace un alisado japonés?

Para hacer un perfecto tratamiento japonés, se siguen estos pasos:

  1. Aplicar el champú hasta que se eliminen los restos de lacas, gominas u otros productos que puedan estorbar en el proceso y hacerlo menos eficiente.
  2. Aclarar con agua abundante y caliente, para que se dilate el cabello todo lo posible.
  3. Aplicar, desde la raíz hasta las puntas, la solución reductora alisante que modifica la estructura original del cabello estirándolo.
  4. Sin aclarar, se deja reposar el alisante durante 30-45 minutos, dependiendo de si el pelo es muy largo y rizado o no.
  5. Se cepilla el pelo.
  6. Se seca casi al completo con un secador iónico.
  7. Para fijar el liso-tabla se pasa la plancha de cerámica iónica a 180 º, mechón a mechón, con delicadeza.
  8. Esperamos 5-10 minutos.
  9. Se aclara, de nuevo, con agua abundante, pero esta vez fría.
  10. Se echa el neutralizante, de arriba a abajo.
  11. Otra espera de 15-30 minutos.
  12. Por último, se vuelve a secar el cabello con secador iónico y la ayuda del cepillo.

En total, se puede llegar a tardar un total de tres horas. Es un proceso que debe hacerse despacio, aplicando cada producto con delicadeza para que se obtengan los mejores resultados.

Cómo mantener el alisado japonés

Aunque en casa casi que no hay que hacer nada nuevo, las clientas deben tener en cuenta los siguientes consejos los primeros días:

  • No lavar el pelo y llevarlo suelto durante 3 días. En esos días, el tratamiento está todavía haciendo su trabajo, y perdería efectividad si se lava o se ata el pelo con una cola.
  • El champú debe ser lo más natural posible. El peluquero recomendará los productos adecuados para cada caso y tipo de pelo. Eso sí, cuanto menos abrasivo, siempre mejor. Además, para obtener un pelo brillante y sano, durante estos meses hay que aplicar sérums, acondicionadores y mascarillas.
  • Si las raíces empiezan a crecer, lo harán con su forma genuina. Por eso, conviene retocarse el alisado a los cuatro meses si se tiene el pelo muy rizado.
  • Durante todo el tiempo que dure el tratamiento, el cabello no se encrespará, por lo que utilizar lacas y gominas no será necesario.

 Consejos para el profesional

Antes de cualquier tratamiento, es conveniente realizar un estudio previo del cabello, del estado en el que se encuentra y su calidad, para detectar las carencias nutritivas y la posible falta de hidratación en algunos casos, para lo que pondrá el tratamiento adecuado.

Pregunta por los hábitos de cada clienta en cuanto a plancha, secador, productos utilizados, rutinas de hidratación y tratamientos como tintes, permanentes, decolorados… Toda esta información es esencial tenerla en cuenta para llevar a cabo -o no- el alisado japonés.

Si se observa que la fibra está estropeada, lo mejor es aplicar un tratamiento de reparación durante unos días previos al alisado. Y, si se tiene tinte, se deben esperar dos semanas desde la última vez que se echó.

Es importante dejar claro que el alisado japonés no se debe hacer en casa. Es un proceso difícil que debe llevar a cabo un verdadero profesional.

Alternativas al tratamiento japonés

Como decíamos al principio, se puede conseguir un pelo liso sin recurrir al alisado japonés. Las opciones mas sonadas son el tratamiento con keratina y la exoplastia.

El tratamiento con keratina es semi-reversible, por lo que el cabello sobre el que aplica vuelve a su estado natural en cuanto se deje de hacer durante un tiempo.

Al tener menos compuestos químicos, está pensado para cabellos con mechas o tintes, al contrario que el alisado japonés que, como ya explicamos, habría que esperar unas semanas desde la última vez.

La exoplastia también alisa el cabello gracias a una mezcla de colágeno nanoparticulado y cationizado. Es más natural que los anteriores y, trae consigo una serie de beneficios como una mayor hidratación del cabello. Lo nutre, le da brillo y cierra las puntas abiertas.

Con la exoplastia, no se consigue un pelo tan liso como con el tratamiento japonés porque la estructura del pelo no se altera.

Deja una respuesta

Sucríbete a nuestra Newsletter

Sucríbete a nuestra Newsletter

Únete a la comunidad Coiffure y recibe en tu email las mejores ofertas y novedades del sector

Hemos recibido tus datos! Recibirás un email de confirmación en unos minutos!