Cómo reparar PUNTAS QUEMADAS: consejos y trucos

puntas quemadas
puntas quemadas

No hace falta descuidar en exceso el cabello para que, de repente, notemos que está opaco y sin brillo, con las puntas quemadas y sin ningún tipo de vida. ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Existen remedios o tratamientos intensivos que nos eviten el tijeretazo?

Causa de las puntas quemadas

Las puntas se queman sobre todo por exceso de trabajos químicos o por trabajos mecánicos como podrían ser el exceso de plancha o secador” sentencian desde el salón de peluquería barcelonés ALMA Hair Spa Salón.

Evidentemente, si algo se quema, es porque se ha visto expuesto a un exceso de calor. En el caso de la melena, las altas temperaturas provienen de las planchas, los secadores y el sol.

No obstante, hay que tener en cuenta que las puntas son las zonas del cabello más antiguas, por lo que, por propia definición, estarán más estropeadas que el resto de la hebra. Esto no significa que debamos dar por bueno una punta quemada o abierta. Es necesario cuidarlas y darles el mimo necesario para que tengan un buen aspecto.

Para saber cuando hay que empezar a preocuparse, debemos fijarnos en los últimos centímetros del pelo y comprobar su tacto y su brillo, ya que “las puntas quemadas están mucho más quebradizas, opacas y secas” informan desde la peluquería.

Y es que, cuando una punta está quemada, se deshidrata. De ahí su apariencia. Pierde la estructura y se abre. Aunque una punta quemada no necesariamente tiene que ser una punta abierta. No son sinónimos. Ya hablamos aquí de las puntas abiertas. Las puntas abiertas pueden tener otras causas, como un mal corte con navaja o por un desgaste general.

Cómo reparar las puntas quemadas

• Lo primero que nos viene a la mente es -efectivamente- un buen corte. “Si están muy sensibilizadas recomendamos cortar” insisten desde el centro. No es la única opción, pero sí la más efectiva. Para quien no le tenga miedo a un cambio de look, cortar hará que el cabello crezca más fuerte. Además, con el pelo sano es más fácil empezar a cuidárselo de cero.

• Por supuesto, esa es la alternativa rápida y fácil. Pero, los profesionales nos tranquilizan con un: “si no se quiere cortar, también hay tratamientos de proteína y biotina que sellan las puntas”. Son tratamientos que se pueden hacer en el salón o combinarlos con tratamientos que se pueden aplicar en casa. Estos tratamientos son, sobre todo, de proteína. Se pueden aplicar tanto con aclarado -como acondicionadores o tratamientos más profundos- como sin aclarado, a los que llamamos selladores de puntas.

Tratamientos de hidratación: como explican los expertos de ALMA Hair Spa Salón, “un cabello quebradizo pierde la hidratación y la nutrición más fácilmente”, por eso habrá que buscar cosméticos que lo hidraten.

Tratamientos de nutrición: de la misma forma que la hidratación es aportarle agua, la nutrición es aportarle lípidos, para devolverle los principios activos y el sebo a la melena.

Para reparar las puntas quemadas sin cortar, debemos confiar en los tratamientos en el salón y, sobre todo, mucho mantenimiento en casa.



@almasalonbcn    

Cómo evitar que se quemen

Alimentación sana: el punto más olvidado y quizá el más importante en nuestra salud, tanto del cabello, como de la piel y las uñas. Con una alimentación equilibrada, estamos nutriendo directamente a la melena.

➁ Beber agua: relacionado con el punto anterior, beber agua es esencial ya que debemos hidratar el pelo.

Proteger el cabello con protector solar para cabello. Mucha gente sigue yendo a la playa con la mascarilla, pero cabe destacar que la mascarilla no protege del sol, hay que utilizar un protector solar capilar con filtros UVB y UVA.

Utilizar mascarillas y acondicionadores correctamente. “Lo más importante antes de aplicar un producto de este tipo es quitar el exceso de humedad, porque si se pone con el pelo muy mojado no lo absorbe”.  En cuanto al tiempo de exposición, los acondicionadores deben estar “entre 2-3 minutos” y la mascarilla “entre 7 y 10”, confirman las expertas. Por eso, dependiendo del tiempo que se tenga para el lavado del cabello, será mejor aplicar uno u otro. Con poco tiempo, sin duda, será más eficaz el acondicionador.

También se podrá dejar la mascarilla puesta durante toda una noche para aclarar a la mañana siguiente.

Cortar las puntas cada 2 o 3 meses.

No lavar tanto el cabello. Lo ideal será lavarlo unas 3 veces en semana.          

➆ Utilizar siempre productos profesionales y de calidad, no solo en el salón, sino en casa, pues serán más eficaces a la hora de devolverle la salud y la estructura a la fibra capilar.

Leer los ingredientes de los cosméticos ya que, cuantos más componentes de origen natural, menos posibles daños y alergias sufrirá el cuero cabelludo. Lee nuestro artículo sobre productos sin sulfatos y siliconas y por qué los recomendamos.

➈ No frotar el cabello al secarlo.  Quitar la humedad con la toalla y, si es posible, que esta no sea de algodón, sino de microfibra.  También podría utilizarse una camiseta.

Secar el pelo al aire, de manera natural. Lo que nos lleva a: No abusar de las planchas y secadores. De hecho, si se pueden suprimir, mejor. Pero, en el caso de querer seguir usándolos, habrá que recurrir a un protector térmico.

Puedes seguir leyendo más consejos de este tipo en la web del salón [www.almasalon.es]

Qué champús, acondicionadores y mascarillas usar

Para evitar las puntas quemadas, nutrir e hidratar el cabello, como decíamos anteriormente, leer los componentes de los productos que usamos es un hábito esencial.

En los centros de peluquería venden estos cosméticos de origen vegetal, con ingredientes como el argán, el ricino, el aguacate, el aloe vera, el aceite de oliva, el aceite de almendra o el higo. Son ricos en proteínas y minerales, que sirven para aportar los lípidos a nuestro pelo.

Otro consejo de los especialistas es fijarse en que estos cosméticos ofrezcan vitaminas, como la vit A, B1, B2 y B6, que sellarán el pelo dañado.

Lo más importante, y en lo que insisten fervientemente desde ALMA Spa Hair Salón, es que hay que ponerse en manos de profesionales, para que hagan un estudio de cada caso, que resulte en un posterior diagnóstico en el que se determine qué tratamiento es el mejor para cada cliente.