Cómo se produce la CASPA, qué es y cómo deshacerse

caspa
caspa

La caspa es unos de los problemas capilares más comunes. No entiende de género ni edad. A veces, puede llegar a resultar frustrante para quien lo padece, y si no se trata de la manera adecuada, durará meses e incluso años.

Y, aunque puede controlarse con la elección de un champú adecuado, lo mejor es acudir al profesional para que determine las causas y los posibles remedios.

Qué es la caspa

La Pityriasis capitis, popularmente conocida como caspa, son pequeñas capas de dermis que se apilan en el cuero cabelludo con forma de pequeños puntos o escamas visibles. Estas escamas, que a menudo también causan picor, no dejan de ser restos de piel seca que se acumulan en el cabello y, normalmente, caen a los hombros y ropa.

Como decimos, su nombre técnico es pitiriasis, lo que indica que en estas escamas se encuentra el hongo Pitirosporum ovale, habitual en el cuero cabelludo.

Por qué se produce la caspa

No existe una causa clara de la aparición de este problema capilar, pero sí existen ciertas condiciones que desencadenan su aparición.

La descamación del cuero cabelludo es un proceso normal, de lo que ya se habló en profundidad en esta entrada.

La epidermis tiene que renovarse, también la del cuero cabelludo, cada veintiocho días. Y cuando este proceso se acelera, las escamas proliferan y comienzan a acumularse en el cuero cabelludo.

Esta renovación excesiva de las células de la epidermis puede comenzar en la pubertad, durante los cambios hormonales en los que las glándulas sebáceas aumentan su actividad y, en consecuencia, el organismo genera más grasa. Por lo que se concluye que, la caspa está ligada con los desajustes hormonales.

Por otra parte, en épocas más frías del año se agrava el problema, mientras que en climas cálidos desaparece.

La alta sensibilidad a los productos para el cuidado del cabello puede estar relacionada con la caspa, lo que se conoce como dermatitis de contacto.  Utilizar un champú o acondicionador apropiado puede suponer el nacimiento de problemas de este tipo. Afortunadamente, los productos naturales y sin químicos están comercializándose y están empezando a ser utilizados en los centros de belleza. Saber elegir el producto de higiene es uno de los pasos más relevantes en el cuidado del pelo.

Por supuesto, se deben tener en cuenta los antecedentes genéticos y otros factores que siempre repercuten en la salud de nuestro pelo: el estrés y la ansiedad, la alimentación y la deshidratación. Aunque parezcan obviedades, mantenerse tranquilos, hacer deporte y no llevar una vida sedentaria, alimentarse de manera equilibrada y beber el agua recomendada son hábitos totalmente imprescindibles para ayudar a nuestro organismo a limpiarse y a estar perfecto.

Por otra parte, el consumo de algunos medicamentos que lleven litio, betabloqueadores o antipalúdicos de síntesis, pueden causar que aparezca la descamación.

Caspa y enfermedades de la piel

En los casos más graves, el origen puede colocarse en una enfermedad o un trastorno de la piel, como la psoriasis, en la que aparecen descamaciones en las zonas más secas de la piel, con partes enrojecidas con forma de círculo u óvalo. Las escamas son blancas, casi plateadas, muy secas y compactas, acompañadas de mucho picor. No se debe a la proliferación de ningún hongo, si no a una condición genética.

La dermatitis seborreica, de la que contamos todo aquí, se origina cuando el hongo Malassezia prolifera y coloniza el cuero cabelludo, desequilibrando la flora microbiana. La piel se enrojece y pueden llegar a salir heridas. Parece que el sistema nervioso está implicado en la aparición de esta dermatitis, por lo que acudir al médico es obligatorio.

Por supuesto, en ambos casos, si el problema no disminuye, se debe acudir al dermatólogo.

Tipos de caspa

Hay dos tipos de caspa:

  • Caspa simple o caspa seca.

En el caso de la caspa seca, los copos son blanquecinos y muy finos. Además, no se adhieren al cabello por lo que se desprenden por sí solos. Suelen venir de la mano de un cabello seco, apagado y sin brillo. Es la caspa más frecuente y no produce inflamación ni picor.

  • Caspa grasa.

En cambio, la caspa grasa está mezclada con el propio sebo del cuero cabelludo. Las escamas son más grandes, aceitosas y amarillentas. Por este motivo, se adhieren al cuero cabelludo y no se desprenden con facilidad.

¿Cómo eliminar la caspa?

No será lo mismo tratar un cuero cabelludo con caspa moderada, como aquel que realmente lo tenga invadido y esté desesperado ante este problema.

Aunque hay consejos que pueden servir para todo tipo de caspa y problemas de descamación capilar.

  • A pesar del picor, no rascarse la cabeza porque puede crear más heridas y, por ende, más dolor e inflamación.
  • Utilizar champús específicos para el problema en cuestión.

Para controlar una caspa moderada, se deben seguir las siguientes pautas:

  • Lavar el cabello dos o tres veces a la semana con un champú suave que contenga activos anticaspa, componentes que regulen la proliferación celular, activos fungicidas y que calmen el picor.
  • Aplicar el champú y masajear el cuero cabelludo con movimientos delicados y circulares.
  • Secar el pelo con una toalla de microfibra o, en el caso de utilizar secador, no con aire muy caliente.

En el caso de caspa más severa, se puede complementar lo anterior con una loción anticaspa hidroalcohólica después del lavado. Sus ingredientes consiguen que el cuero cabelludo absorba mejor el principio activo del champú. Además, el tener alcohol, genera una sensación de frescor que alivia el picor.

Estos productos se pueden alternar con mascarillas anticaspa exfoliantes, siempre que lo recomiende el profesional.

Antes de empezar cualquier tratamiento anticaspa, se debe informar tanto al dermatólogo como un peluquero profesional, porque no todos los productos sirven para todos los cueros cabelludos, como ya explicamos en esta entrada.

Remedios naturales

No podemos olvidar que en la naturaleza se encuentra la mayoría de las soluciones. Aunque muchas veces las plantas y alimentos no son suficientes, sí que son necesarias y complementan a los tratamientos capilares.

Los alimentos antiinflamatorios disminuyen la hinchazón y el enrojecimiento de la piel de la cabeza. El aloe vera, la avena, los alimentos con vitamina E, … son perfectos aliados para combatir contra estos síntomas.

Y, hay alimentos que ayudan a controlar el sebo producido y a regularla de forma natural. Entre ellos, la levadura de cerveza o los extractos vegetales de romero, lino o calabaza.

error: Content is protected !!