Todos los complejos físicos que un buen corte BOB puede disimular

Carey Mulligan Zendaya 1

El corte bob es todo un clásico atemporal con infinidad de versiones entre las que elegir: blunt, layered, lob, capeado, recto, invertido… Al ser tantas las opciones existentes muchas veces nos asaltan las dudas, especialmente si se arrastra algún complejo que se quiera disimular. Jero de Santos y David Lesur nos cuentan las dudas más frecuentes que suelen tener las clientas sobre este corte y aconsejan los mejores estilos para disimular esos rasgos con los que no estamos muy conformes.

“Muchas mujeres llegan un tanto perdidas, pero para eso estamos, para asesorarles y reflejar en su melena aquello que desean. Si quieren destacar la mirada y los pómulos, les orientamos hacia un corte bob muy marcado y definido a la altura de la mandíbula, o si tienen una nariz grande que quieren disimular, un long bob texturizado siempre con raya al lado y dándole volumen con algunas ondas, lo que ayudará a esconder también otras facciones incómodas como la frente ancha”, comenta Jero de Santos, responsable del salón Menta Beauty Place de Príncipe de Vergara.

Si lo que la clienta desea es verse con un aspecto más juvenil, de Santos indica que “el bob debería ser en ese caso con raya al lado y volumen, tanto liso como con unas suaves ondas para dar un toque más desenfadado, es tal vez el estilo que más rejuvenece”.

Short bob arriba Long bob abajo by Matrix 1

“Estamos viendo mucho el blunt bob, que queda bien en todo tipo de rostros y cabellos, desde finos a gruesos, lisos o rizados, pero que no deja de ser el carré de toda la vida solo que con dos centímetros por debajo de la mandíbula, sin capas pero con las puntas desfiladas y perfecto con navaja siempre que se pueda, pero no si se trata de un pelo rizado o fosco. Es elegante, versátil y muy cómodo. También recomiendo el beveled bob, con base cuadrada que va de corto a largo, es decir biselado, y cuya parte más corta va desde donde empieza la nuca, alargándose ligeramente a medida que llega hacia la parte delantera. Y el layered bob, una especie de beveled pero con capas y más desestructurado. Favorece mucho a las caras finas y ovaladas aunque no lo aconsejo en un rostro muy redondo o de cuello ancho”, nos cuenta David Lesur, director de formación en los salones David Künzle.

Los rasgos faciales no son los únicos a tener en cuenta, también debemos fijarnos en el tipo de pelo en cuestión, si es muy rizado o demasiado lacio: “En cabello liso, siempre es mejor llevar un bob más largo por los laterales y más corto a la altura de la nuca, le dará más movimiento y volumen. En cabellos rizados nuestra recomendación es un corte bob a capas para aportar movimiento y  multiplicar el rizo”, comenta Jero de Santos que, además, sugiere que si lo que se busca es un bob fácil de peinar y que pueda secarse al aire el más adecuado es blunt bob: “Es sin duda un puro estilazo fácil de mantener, una melena corta y desfilada que deja el cuello al descubierto, tan versátil que podemos alisarlo con plancha, dejarlo secar al aire o darle un toque más sofisticado “efecto wet” con secado hacia abajo, aportando algún producto que le de textura y volumen natural. Sienta bien a todo tipo de rostros”.

Puedes ampliar aquí la información sobre los tipos de corte bob.