Complementos y accesorios, ¿aliados o enemigos? Por Gonzalo Zarauza

Complementos y accesorios: aliados o enemigos ¡Tú decides!

En muchas ocasiones se utilizan las palabras complementos y accesorios, como si tuvieran el mismo significado y nada más lejos de la realidad. Los complementos hacen referencia a las piezas que tienen una función dentro en la indumentaria, es decir, que lo “complementan”, como es el caso del cinturón, el calzado, el bolso, etc. Los accesorios tienen como finalidad el embellecimiento, son adornos y actúan como la guinda del pastel, como es el caso de los pendientes, el collar, un foulard, un broche e incluso la funda del móvil. Los accesorios añaden ese toque perfecto que completa y redondea un outfit.

gonzalo

Complementos y accesorios, se han convertido en elementos irreemplazables, fundamentales en la gestión de la imagen personal. Pero realmente, ¿qué funciones tienen en el estilismo?

> Aportan status.

Las piezas de mucha calidad y de alta gama proyectan, a quien las poseen, distinción y estatus. Un bolso, unos zapatos o incluso unas gafas pueden darnos ese toque sutil de clase y estilo.

> Definen el estilo y actualizan la indumentaria.

Los complementos y accesorios son increíblemente eficaces a la hora de definir el estilo personal. También pueden actuar como compensadores del estilo, es decir, un estilo muy tradicional puede compensarse con un accesorio muy actual que le restará seriedad, aportándole un toque más amable.

> Actúan como captadores de imagen.

Tienen el poder de captar la mirada desviándola de otra zona más conflictiva como pudiera ser una cicatriz, alguna asimetría o cualquier otro inestetismo que queramos ocultar. También son utilizados para la opción opuesta, es decir, llamar la atención sobre una zona interesante, por ejemplo unos pendientes de perlas llaman poderosamente la atención sobre el rostro.

> Correctores de la silueta.

La longitud de los collares y fulares, así como el color, la forma y el tamaño de bolsos, inciden directamente en la percepción de la silueta aportando un efecto óptico de mayor o menor altura.

Todos los complementos tienen importancia, ya que de su correcta elección depende el éxito o el fracaso de look general. Realzan el vestuario y el peinado y potencian la belleza y el estilo de la mujer y del hombre, por este motivo debemos conocerlos bien y hacerlos nuestros aliados y no nuestros enemigos.

Cuántas veces les habrá ocurrido a tus clientas y a ti misma que, habiendo dedicado mucho tiempo a la elección de la ropa, al estilo del peinado y del maquillaje, en el momento de salir de casa, cogéis el primer collar que os viene a mano y unos pendientes a todo correr. Esto no debe de hacerse así porque, hablando de imagen personal, los pequeños detalles son los responsables de los grandes resultados.

gzarauza

Como norma general, el tamaño marca la diferencia y generalmente las joyas pequeñas son más elegantes y las grandes más glamurosas y sofisticadas. Otros factores que se deben tener en cuenta son la forma, el movimiento y el ruido que pueden generar, la ocasión en la que se van a lucir y por supuesto el color. Las pieles cálidas combinan mejor con el oro amarillo, el latón dorado y el cobre, y las frías con la plata, el oro blanco y el platino. No se recomienda combinar oro y plata en el mismo look, a no ser que estén juntos en el diseño original.

En este artículo me he centrado en la elección de los pendientes, ya que por estar tan cerca del rostro, influyen en él de forma notable. Los pendientes pueden ayudarnos a corregir la forma del óvalo facial, a neutralizar asimetrías y por supuesto a definir el estilo.

En el cuadro de arriba se reflejan las formas que mejor se adaptan a cada tipo de rostro corrigiendo su forma y también las que peor sientan, ya que potencian y resaltan su propia forma.

Además de las indicaciones propuestas, recuerda tener en cuenta otros factores y sobre todo evitar los excesos. Si vas a llevas un vestido con lentejuelas, pedrería o los actuales vestidos joya, ¡cuidado! Estás en riesgo de arruinar tu imagen con una incorrecta elección que pueda sobrecargar el conjunto.

Siempre que tengo que dar pautas de cómo combinar los complementos, me viene a la cabeza la mítica frase del arquitecto Mies Van Der Rohe que se aplica con éxito en el mundo de la cultura y del arte y por supuesto, también en el ámbito de la imagen personal:

“menos es más” también en la belleza.

 

Un artículo de Gonzalo Zarauza,

Asesor de Imagen, estilista y director del Centro Beta.

Deja una respuesta

Sucríbete a nuestra Newsletter

Sucríbete a nuestra Newsletter

Únete a la comunidad Coiffure y recibe en tu email las mejores ofertas y novedades del sector

Hemos recibido tus datos! Recibirás un email de confirmación en unos minutos!