Preparar el cabello para la Navidad. Tratamientos que nos harán brillar.

pexels ron lach 10120266 1

El cabello se ha convertido en un objeto lujoso no solo por la forma en la que lo trabajamos, también por los resultados brillantes y sofisticados. Se enfatizan las texturas naturales y, al mismo tiempo, nos atrevemos a utilizarlas como un punto de partida creativo para conseguir acabados trabajados y cuidados. Las Fiestas nos animan a arreglarnos para recibirlas con alegría, por eso nuestras melenas pueden necesitar una puesta a punto para hacerlo con éxito. Belleza y salud siempre van de la mano.

Con la llegada del invierno bajan las temperaturas y se intensifican los fenómenos meteorológicos adversos como el viento, la nieve y la lluvia que acaban pasando factura a nuestra melena. Un cabello bonito siempre ha de estar sano, por lo que la llegada de las fiestas navideñas es una excusa perfecta para procurarle cuidados que le devuelvan el equilibrio.

«Si queremos lucir un cabello deslumbrante, primero debemos realizar un diagnóstico para saber cómo es y qué necesita. La microcámara nos dará información precisa y acertada y a partir de aquí nosotros diseñaremos un protocolo que corrija las posibles carencias que pueda haber. El punto de partida es un peeling capilar para ayudar a regenerar el cuero cabelludo, eliminando células muertas y otros depósitos que puedan afectar al crecimiento de la fibra capilar. A partir de aquí, ya tenemos la base adecuada para aprovechar al máximo los beneficios de los protocolos que aplicaremos a continuación.», asegura María José Llata, de Peluquería Llata Carrera.

A partir de que se han eliminado todas las acumulaciones de restos de pigmentos, sudor, productos de acabado, etc. nuestro cuero cabelludo está limpio y preparado para recibir el tratamiento escogido. Una de las bases de la salud y belleza de nuestro cabello es la nutrición y la hidratación, por tanto, aplicar de vez en cuando un protocolo en el salón asegura un cabello en un óptimo estado. «Cuando la fibra capilar está debilitada se vuelve fina y quebradiza. Sucede sobre todo con melenas que han recibido un tratamiento químico, es decir color, alisado, etc. Cuando abrimos la cutícula durante estos, perdemos parte de la capa lipídica protectora de la hebra y el cabello puede verse áspero y apagado. Los tratamientos restructurantes que aportan las proteínas perdidas o aquellos que incluyen aminoácidos o vitaminas son los más recomendables.», comenta Carles Sánchez, de Pelsynera.

Cabe matizar que algunos tratamientos van dirigidos a la restructuración y otros a la reparación. La diferencia entre ambos está en la capa de la fibra capilar sobre la que actuamos, más profunda o más superficial. «Los protocolos restructurantes mejoran la estructura de la fibra capilar, en el córtex, por tanto, en la parte más profunda e interna. Son, sobre todo, cabellos teñidos o que han recibido un proceso químico que ha alterado su estructura. En cambio, los reparadores trabajan sobre las capas más superficiales. Suelen ser melenas secas con daños más moderados.», indica Ziortza Zarauza, de Centro Beta.

Por tanto, no solo los cabellos tratados químicamente pueden verse alterados. Unos hábitos de cuidado insuficientes o inadecuados con nuestro estilo de vida son motivos para que la melena se muestre deteriorada. En estos casos, si no se modifican y los mejoramos, podemos recurrir a tratamientos intensivos en el salón que nos asegurarán un cabello sano y bonito durante todo el año. «Los tratamientos a base de colágeno y ácido hialurónico son altamente hidratantes y, además, son activos que forman parte de la fibra capilar. Lo mismo sucede con la queratina que consigue al mismo tiempo que luzca con más cuerpo, volumen y sin encrespamiento. Realizar un mantenimiento antes de cada cambio de estación nos permite conservar la salud y la belleza de nuestro cabello.», explica José Urrutia, de Peluquería José Urrutia.