Los peinados más solicitados por las novias de más de 40 años

Rafael Bueno Peluqueros
Rafael Bueno Peluqueros

Muchas veces cuando pensamos en novias nos viene a la mente una chica joven que se casa por primera vez. Sin embargo, la sociedad ha cambiado mucho y cada vez las bodas se celebran más tarde o las mujeres se casan más de una vez.

A esto, además, se le añade el hecho de que muchas novias no se identifican con un enlace clásico y romántico y muestran preferencias por otros estilos que diversifican cada vez más la manera de celebrar una boda.

Más allá del boho

No todas las bodas son románticas ni siguen las mismas tendencias. Hay bodas que se celebran como verdaderas fiestas, en un ambiente mucho más relajado en el que el amor rompe con las ceremonias para festejarse entre amigos y la familia más cercana. “Las novias cada vez siguen las tendencias de la moda a la hora de vestirse, peinarse y maquillarse. Eso abre un abanico de posibilidades amplísimo en todos los aspectos. Los patrones de los vestidos se simplifican, pero se sofistican y se actualizan. Las mujeres pueden casarse más de una vez en su vida y toda esa experiencia hace que se vuelvan más atrevidas. Vestidos y peinados cortos son solo algunas de las consecuencias.”, explica Gonzalo Zarauza, peluquero y asesor de imagen desde San Sebastián.

@gonzalo zarauza 1 1

Creando nuevos moldes

Rompemos con los patrones establecidos cuando no nos importa hacerlo. Algo que sucede cuando vamos cumpliendo años. Los motivos por los que una persona se casa, pueden parecer obvios, pero no siempre son los mismos. No hace falta casarse para quererse. Por eso, quizá una pareja más joven lo hace porque se quieren y además desean formar una familia. Pero cuando vamos cumpliendo años participan otros elementos que hacen que el enlace se transforme. “Hay parejas que se dan el sí quiero después de años de convivencia e incluso hijos. Es una forma de ratificar el proyecto personal, de celebrar el amor que lo ha hecho posible. Otras repiten como novias. Con personalidades tan formadas, quieren expresar quiénes son, cómo son y si eso supone hacer las cosas diferentes, ¿por qué no? Casarse con un mono, un pantalón o un vestido de color es igual de válido que llevarlo con un pixie o un bob. No podemos, ni debemos, cambiar lo que somos.“, asegura Raquel Saiz de Salón Blue desde Torrelavega.

Novias de pelo suelto

Los recogidos son un clásico de las bodas, no solo de las novias, también de las invitadas. Sin embargo, también son tendencia aquellas novias desenvueltas que lleven su melena al viento. “El cabello es muy importante a la hora de determinar la imagen de una novia. Debe encajar perfectamente con el vestido, ya que ambos elementos deben respetarse para que ninguno de ellos sobresalga o desluzca al otro. Una novia quiere verse siempre favorecida, pero también ser fiel a sí misma, a cómo entiende la vida, a cómo se siente dando ese paso y a veces, la mejor manera de expresarlo en luciendo una preciosa melena suelta.”, afirma Rafael Bueno de Rafael Bueno Peluqueros desde Málaga.

@rafaelbuenopeluqueros 11 1

La magia de los detalles

Lo sencillo es en ocasiones tan impactante como un elemento sofisticado. Esto es así porque los detalles quedan al descubierto, son apreciables sin distracciones. Una novia que se peina y viste de forma diferente, también utiliza detalles originales que se desmarcan de lo hasta el momento habitual. “Nuestra boda es una ocasión perfecta para llevar un detalle, una pieza especial y, además, lo hacemos con significado, con algo que nos conecta a un momento, a una persona. El accesorio o la joya toma una dimensión muy emotiva y ese valor que le añadimos, nos anima a ser más creativas y originales. El detalle puede ser protagonista y entrar a formar parte de nuestro día a día.”, señala Silvia Peinado, directora de Sia &Co