Imagen y comunicación en la nueva normalidad

belleza nueva normalidad 1

Indudablemente, la COVID-19 ha agitado el mundo entero como si fuera una coctelera. A su paso, ha ido sembrando sufrimiento, dolor y muerte, y ha dejado al descubierto lo frágiles que somos. En algún momento, la pandemia pasará —y espero y deseo que sea cuanto antes—, pero ya nada será igual: quedarán otras costumbres y valores. Aspectos como la comunicación personal, los usos sociales e incluso nuestra propia imagen han sufrido muchos cambios, y estos, con seguridad, han venido para quedarse.

Por Gonzalo Zarauza

belleza nueva normalidad 1

Un gran cambio que ha traído la pandemia y que parece que va a permanecer por ahora es que, con el uso de la mascarilla, solo es posible ver el 50 % del rostro, una de las zonas del cuerpo en la que se encuentra gran parte del atractivo de las personas. Pero no solo eso: al estar ocultos nariz y boca, también es imposible descifrar gran parte de los mensajes que, de forma más o menos intuitiva, nos transmite normalmente el rostro, el gran escenario de la gestualidad.

Con todo ello, es inevitable que echemos de menos la sonrisa y su mágico poder: una sonrisa sincera es el primer paso para resolver los conflictos que pueden surgir en las relaciones interpersonales. También es la llave maestra para abrir la puerta en un encuentro personal o profesional. En
definitiva, es una gran aliada en la comunicación, pero ahora que queda escondida, no queda duda de que la mirada y el peinado se han convertido en los nuevos protagonistas.

Tu carta de presentación

Por un lado, los ojos, las pestañas y las cejas conforman el trinomio que da valor a la mirada. Es tal su importancia en la actualidad que me atrevería a decir que jamás se habían ofrecido tantos tratamientos antiojeras, lifting, tinte y extensiones de pestañas como ahora. ¡Ni qué decir del gran negocio
que existe alrededor de las cejas —desde el diseño y la depilación tradicional hasta el microblanding más exclusivo—! Todo ello para lucir una mirada con poder, con fuerza, una mirada que transmita.

Por otro lado, tenemos el peinado, que se ha posicionado como un elemento clave en la imagen personal. Yo, como peluquero, siempre he tenido clara su importancia, pero, en esta época de pandemia, ya es una cuestión reconocida socialmente. Solo basta recordar la visita masiva de clientes
a los salones una vez el Gobierno permitió su reapertura. El peinado tiene todo a su favor para convertirse en una auténtica carta de presentación, en la forma de decirles a los demás “este soy yo”. Combinando el color, la forma, el volumen y las texturas, los peluqueros podemos crear miles de peinados diferentes; nuestra tarea es ayudar a nuestra clientela a encontrar el suyo. No hay reglas fijas para los estilos que deben convivir con el uso de la mascarilla, pero sí hay unas claves infalibles: no rotundo a los flequillos largos y compactos que disminuirían, aún más, la parte visible del rostro; tampoco cabellos demasiado desfilados en la parte frontal y que incitan a retirarlo y a tocar la mascarilla continuamente. Esta es mi opinión pero, ¿qué piensa el experto?

¡Preguntamos al experto!

Jesús María Montes-Fernández Fernández

Creador y director del programa Flash Moda en TVE

Periodista navarro, es una voz con peso cuando se habla de moda, belleza y estilo de vida. Es un gran divulgador de la moda española y un trabajador
incansable para que esta industria tenga el reconocimiento que se merece. Jesús María siempre ha valorado positivamente al sector de la peluquería y
la belleza, y defiende nuestro trabajo como imprescindible, no solo en cualquier editorial de moda, sino en el día de día de la gente. Su Instagram
(@jesusmariamontesfernandez) está lleno de sorpresas y de fotos increíbles que podrían formar parte de la historia de la moda.

jesus maria montes 1

Pregunta.- ¿Qué se puede hacer para recuperar el atractivo de las personas mientras tengamos que utilizar mascarilla?

R.- La persona que es atractiva tiene tantos recursos en su bagaje personal que no va a perder ni un ápice de su encanto por llevar la mascarilla. Dará mayor protagonismo a su mirada, a la gestualidad de sus manos, a la modulación de su voz o a cualquier otro elemento que mantenga su atractivo inalterado.

P.- ¿La mascarilla será incluida como el nuevo complemento en las colecciones de los diseñadores?

R.- No será, ya es un complemento que está en el catálogo de muchísimos diseñadores, entre otras cosas porque no va a ser algo pasajero; probablemente la mascarilla nos acompañará por un largo tiempo. Pero quiero dejar constancia de que la moda española ha sido pionera y un ejemplo de inmediatez en este sentido: acción-reacción casi de forma instantánea. Además, la pandemia ha sido impulsora de una unión del sector como nunca antes había pasado.

P.- ¿Crees que el consumo de moda y belleza se recuperará
a corto y medio plazo?

R.- Rotundamente, ¡sí! Es más, te podría afirmar que ya se está recuperando poco a poco. Esta crisis sanitaria ha cambiado muchos planteamientos en nuestra forma de vida y nos está haciendo ver que mirar únicamente al futuro quizá no sea tan importante como vivir el presente. Me consta que
mucha gente no viajará por vacaciones, pero se está dando un capricho especial, un regalito personal en moda, en belleza o en bienestar.

P.- ¿Qué grandes cambios se van a producir en los consumidores de moda durante y después de la pandemia?

R.- Después de esta situación tan trágica que nos ha tocado vivir, muchos son los valores y las costumbres que se han visto alteradas de forma inmediata. Uno de los cambios más notables es el deseo de la gente de acercarse al comercio local y así recuperar la actividad en las tiendas de cercanía que, al fin y al cabo, son el latido que mantiene vivas las ciudades. Otra idea que se ha arraigado con fuerza es la sostenibilidad, el cuidado del planeta y la gestión de los recursos, y esto, indudablemente, es un indicativo relacionado con la compra de calidad: solo un jersey, pero de cachemir por poner un ejemplo.

P.- ¿Puedes darnos un mensaje positivo para los lectores de Coiffure Professionnelle?

R.- Ante todo, enviar desde estas líneas un saludo muy cariñoso y un abrazo sincero a todo el sector de la peluquería y la belleza. Superados los baches, los miedos y los momentos de incertidumbre, la peluquería y la belleza volverán a ocupar el lugar que se merecen, en lo más alto. Siempre digo que ir a la peluquería es como visitar al médico del alma. Tenéis un trabajo que levanta el ánimo de las personas.