En Detalle: El sistema inmunitario y el crecimiento del pelo

26 marzo, 2020
Portada - Tratamiento para el pelo
0 609 0

Según recientes investigaciones, el sistema inmunitario tiene que ver con la regulación del ciclo folicular y, en último término, con la caída del cabello. Asimismo, algunas de las células que lo forman tienen mucho que ver en la regeneración –o no- de los folículos pilosos. Por ese motivo, repasamos a continuación qué es el sistema inmunitario y su funcionamiento en relación con el cabello.

Por Paloma García Mediero, Dª técnica Kapyderm; y Maria Sayago, estudiante de  Fundesmo

El sistema inmunitario es el sistema de defensa del cuerpo; sin embargo, recientes investigaciones lo han relacionado con la caída del pelo o, más exactamente, con la regulación del ciclo folicular, que es el que regula el crecimiento y la caída del cabello. En procesos como las alopecias areatas y la alopecia frontal fibrosante, que es cada vez más frecuente, el sistema inmunitario está implicado en la destrucción folicular mediante una reacción de tipo inflamatorio que destruye al folículo y, por tanto, provoca que el pelo caiga. Si la destrucción es total y afecta a una estructura folicular llamada “promontorio” el folículo no se recuperará, y la alopecia será de carácter crónico.

Agentes agresores

El sistema inmunitario es el encargado de mantener el organismo libre de agentes externos o internos capaces de producir alteraciones o enfermedades. Dichos agentes se consideran invasores y pueden ser:

  • Microorganismos: bacterias, virus, hongos.
  • Parásitos: gusanos.
  • Células cancerosas.
  • Órganos y tejidos.

Nuestro cuerpo posee distintos tipos de defensa contra invasores:

Sobre la membrana de todas las células del organismo existen proteínas que actúan como marca personal, de forma que cualquier célula, micoorganismo, virus, bacteria, parásito u hongo que no posea dicha marca es reconocido como extraño, convirtiéndose en antígeno y asumiéndose como potencialmente peligroso. Esto es lo que ocurre en las areatas y la alopecia frontal fibrosante, en las cuales, ante la ausencia de proteínas reconocidas como propias, las células del sistema inmunitario actúan como señales químicas que desencadenan una serie de reacciones sucesivas que tienen como fin eliminar a las células foliculares. Estas reacciones constituyen la respuesta inmunológica.

Células “amigas” del cabello

El sistema inmunitario está formado principalmente por los órganos linfoides; los ganglios linfáticos, el tejido linfático (amígdalas, adenoides y apéndice) y células móviles que emplean el sistema circulatorio para desplazarse por todo el organismo.

Recientes estudios han revelado un nuevo mecanismo de crecimiento del cabello mediante las células T reguladoras (Treg). Se trata de un tipo de célula inmunológica, generalmente asociada con el control de la inflamación, que desencadena la acción de las células madre de la piel para promover el crecimiento sano del cabello. Sin estas células inmunes como socias, las células madre no pueden regenerar los folículos pilosos, lo que lleva a la calvicie, según hallaron los científicos. El número de Tregs activas que se agrupan alrededor de las células madre del folículo se multiplica normalmente por tres veces cuando los folículos entran en la fase de crecimiento de su ciclo regular de descanso y crecimiento, por tanto, podemos decir que las células madre dependen totalmente de las Treg para saber cuándo es el momento de comenzar a regenerarse y comenzar así un nuevo ciclo folicular, demostrándose así que si estas células se bloquean, el pelo no crece.

Los macrófagos, otro grupo de células del sistema inmunitario, tienen también una relación directa con el pelo, ya que parece que son los responsables de activar el crecimiento del cabello, empujando al folículo a pasar de la fase telógena o de caída a la siguiente fase, de crecimiento o anágena. Los investigadores detectaron que la muerte de parte de los macrófagos estimula a los que quedan vivos para que secreten factores que activan las células madre de la piel, promoviendo así el crecimiento del cabello. Entre estos factores secretados por los macrófagos al morir destacan unas proteínas llamadas Wnt. Cuando estas proteínas se inhiben, el pelo no crece.

Cómo ayuda la dermotricología

El sistema inmunitario y su respuesta son complejos y necesitan que todas las células hagan su trabajo específico, existiendo una comunicación a través de reacciones en cadena que llegan hasta el sistema nervioso a través de las citoquinas, capaces de activar y finalizar la respuesta inmune.

Para concluir, cabe destacar de nuevo y repasar la relación directa del sistema inmunitario con la piel y el cabello:

  • En las alopecias areatas y en la alopecia frontal fibrosante, el sistema inmunitario juega un papel importante en su desarrollo.
  • El bloqueo de las células Tregs hace que las células madre no puedan regenerar los folículos pilosos, induciendo la calvicie.
  • La muerte de una parte de los  macrófagos estimula a otros macrófagos vivos para que secreten factores (como las moléculas Wnt) que activan las células madre de la piel, promoviendo el crecimiento del pelo.

Podemos decir, en vista de los nuevos y recientes descubrimientos, que estamos a las puertas de nuevas terapias en los procesos alopécicos. Sin embargo, mientras se ensayan nuevos fármacos, la dermotricología mejora y palia estas afecciones y reequilibra el ciclo folicular para que el pelo se regenere sano y fuerte.

Deja una respuesta

Sucríbete a nuestra Newsletter

Sucríbete a nuestra Newsletter

Únete a la comunidad Coiffure y recibe en tu email las mejores ofertas y novedades del sector

Hemos recibido tus datos! Recibirás un email de confirmación en unos minutos!