Críticas de las asociaciones de peluqueros ante los servicios a domicilio

15 abril, 2020
Noticias Peluquería - Portada
0 12339 1

El pasado lunes, 13 de abril, se retomaba parte de la actividad económica no esencial que había sido suspendida 15 días atrás por el Gobierno. Y, con ello, la posibilidad de realizar servicios de peluquería a domicilio en determinados casos. Según José Pérez Romero, presidente de la asociación Peluqueros Unidos de Madrid (P.U.M), esta situación ha generado “mucha desinformación” en el sector, y ha abierto la puerta a la interpretación de las normas en función de intereses personales.

.

¿A quién se puede atender a domicilio?

El primer decreto del estado de alarma, el Real Decreto 463/2020, contempló como esenciales, en su artículo 10, los servicios de peluquería, con el fin de ofrecer un servicio de higiene básica a personas dependientes y con movilidad reducida. Sin embargo, ante las críticas del sector, se publicó una rectificación en la que se permitía únicamente “el ejercicio profesional de la actividad de peluquería a domicilio”. No obstante, en estos decretos “no se dice nada en ningún momento del cliente final”, indica Pérez Romero. “Recientemente se ha habilitado un whatsapp de carácter público [HispabotCovid19], en el que algunos compañeros han preguntado qué tipo de servicios a domicilio pueden hacerse. Ahí sí se ha determinado el perfil del cliente: siempre personas “vulnerables” que tengan “dificultades de movilidad” para llevar a cabo estas tareas de higiene”, explica.

Abierto a la competencia desleal

El problema es que ni los clientes ni los profesionales lo tienen tan claro. “No estamos teniendo muchas peticiones de servicios a personas con movilidad reducida, sino que estamos teniendo demanda para hacer nuestra actividad normal. Los clientes no saben que no se puede”, indica Alejandro Lebrón, presidente de la Asociación de Peluquerías y Estética de Sevilla (APES). “Además, nos están llegando demandas sobre ciertas empresas que están yendo a hacer estos servicios habituales. Teniendo en cuenta, además, que la mayoría de nosotros estamos en una situación de cese temporal, consideramos que esto es competencia desleal”, denuncia.  

Una situación “absurda”

Ante esta situación, Alejandro Lebrón demanda claridad y concisión por parte de la administración; sin embargo, insiste en que “desde el primer momento esta decisión nos ha parecido absurda”, pues estos servicios no son los que los peluqueros atienden tampoco en su actividad habitual, además de que “nosotros no tenemos la formación necesaria”, añade. José Pérez Romero opina de la misma manera: “Me gustaría que la administración saliese y dijese en el próximo decreto que está totalmente prohibida la actividad de peluquería en todas las situaciones. Los servicios sociales ya atienden estas necesidades, son trabajos de higiene que ya están cubiertos. De esta manera no tendríamos esta desinformación”. Por su parte, la Alianza de Empresarios de Peluquería de España solicitó recientemente al Gobierno “que haga explícita la prohibición de desarrollar servicios a domicilio a las pymes de la peluquería y la imagen personal” teniendo en cuenta “que las pymes y los trabajadores de las peluquerías carecen de los conocimientos y las medidas de protección para asegurar la correcta prestación de estos servicios”.

Que los peluqueros pongan su filtro

José Pérez Romero ha recordado, una vez aclarados los servicios que pueden realizarse, “los filtros que también tienen que poner los profesionales”. Primero, como decíamos, debe no estar en situación de cese temporal de la actividad. “Si hay alguien que puede hacerlo, tiene que salir a la calle. Para eso necesitará una declaración autorresponsable, para asegurar que ese desplazamiento corresponde a una salida justificada”, indica. Por último, “necesitamos medidas de protección (EPIs) y esto supondría un coste extra; por los materiales y también por los desplazamientos. El cliente debería saber por qué puedes cobrarle de más. Además, ese trabajo hay que facturarlo, por tanto se tiene que entregar una factura al cliente”. Sin embargo, el mensaje principal, destaca, es muy claro: “debemos cuidar a los profesionales para que no haya riesgos de salud ni personales”.

Deja una respuesta

Sucríbete a nuestra Newsletter

Sucríbete a nuestra Newsletter

Únete a la comunidad Coiffure y recibe en tu email las mejores ofertas y novedades del sector

Hemos recibido tus datos! Recibirás un email de confirmación en unos minutos!