10 mandamientos capilares

mandamientos cabello 1

6 de marzo: Día Mundial del Cabello

Caroline Greyl, presidenta de Leonor Greyl, descubre los grandes gestos –de uso diario- para transformar tu cabello.

1. Cepilla la melena en seco antes de lavarla

Esto garantiza un desenredado seguro y sin rotura. El cabello húmedo es más débil y causarás más daño. Además, así la aplicación del champú será más eficaz y agradable.

2. Incorpora un pretratamiento a tu rutina

Un producto capaz de desenredar, nutrir y suavizar el cabello, al mismo tiempo que lo prepara para el champú.

3. Mantén una correcta limpieza de tus accesorios capilares

Limpia peines y cepillos con regularidad. La suciedad que se acumula en ellos daña el cabello y le resta brillo. Hay que limpiar los cepillos una vez a la semana retirando con un peine los cabellos que puedan quedar en él. Y una vez al mes hay que realizar una limpieza más profunda, quitando el cabello primero, y sumergiendo después el cepillo en agua con alcohol para desinfectarlo. Por último, se deje dejar secar en el lavabo y nunca sobre un radiador. Los cepillos que tienen «almohadilla» se deben presionar para eliminar el agua que queda dentro.

4. Elige el champú según el cuero cabelludo

Y no en base a cómo tienes la melena de medios a puntas. Tampoco lo elijas por la cantidad de espuma que haga. Contrariamente a lo que se pueda pensar, los champús que generan mucha espuma suelen ser más agresivos y le quitan al cabello sus aceites naturales.

5. Lava solo las raíces

No es necesario aplicar champú ni frotar el resto de la melena: con el champú que cae desde la raíz sobre medios y puntas es más que suficiente. El champú sólo debe aplicarse en el cuero cabelludo y la espuma generada en la raíz se deslizará naturalmente por todo el cabello durante el aclarado para purificarlo sin dañarlo.

6. Si lavas tu pelo con frecuencia, no reapliques champú

Si te gusta lavarte el pelo a diario o cada dos días, haz una sola aplicación de champú y aclara a fondo. ¡No necesitas más! Si se espacian más los lavados, recomendamos dos aplicaciones sucesivas de champú.

7. El lavado debe durar 3 minutos, ¡como poco!

Humedece bien el cabello, para luego repartir una pequeña cantidad de producto en la raíz. Masajea estimulando el cuero cabelludo y añade agua poco a poco para emulsionar el producto mientras sigues masajeando. Realiza estos gestos durante tres minutos para beneficiarte de todas las propiedades del producto y asegurarte de que las raíces y el cuero cabelludo quedan realmente limpios. Cuando hayas obtenido una espuma fina, aclara con abundante agua hasta que el cabello «cruja» entre los dedos.

8. Escoge la mascarilla en función del estado de la melena y las puntas

Y ¡nunca! la apliques sobre la raíz, o perderás volumen. Tampoco la dejes más tiempo del recomendado ya que el cabello tenderá a secarse. Puede aplicarse antes del lavado sobre el pelo seco para que el agua no impida su absorción, o después de lavar el cabello sobre el pelo perfectamente escurrido con la toalla.

9. Adapta tu ritual capilar en función de dónde estés

El clima y la calidad del agua son factores más importantes de lo que pensamos. Afectan ¡y mucho! a tu cabello y a su estado.

10. Protege siempre tu cabello del calor

Nunca utilices secador u otras herramientas térmicas sin haber aplicado previamente un protector de medios a puntas. Un sencillo gesto que solo te llevará unos segundos, pero que marcará la diferencia.