¿Injerto, microinjerto o TRASPLANTE CAPILAR?

trasplante capilar
trasplante capilar

Cristina Chacón, Directora Médica de MC360 nos contesta a las preguntas sobre microinjerto, injerto y trasplante capilar. Se escucha últimamente el término “microimplante capilar” pero, ¿existe realmente? ¿se ofrece en las clínicas capilares? ¿es posible realizar un trasplante sobre una cicatriz? La doctora resuelve todas nuestras dudas y nos habla de las técnicas existentes de salud capilar.

Te puede interesar leer qué famosos se han sometido a un injerto capilar.

Entrevista a la Doctora Chacón sobre trasplante capilar

Vemos que se utilizan indistintamente varios términos pero, ¿cuál es la diferencia entre el trasplante e implante capilar?

En la práctica médica, un trasplante y un implante no son lo mismo. El trasplante hace referencia a sustituir un órgano o tejido por otro mientras que el implante alude a la sustitución de alguna estructura del cuerpo por dispositivo creado por el hombre.

Sin embargo, en la práctica habitual de la medicina y la salud capilar los términos trasplante capilar, implante capilar, y microinjerto capilar, se vienen utilizando indistintamente para referirse a la inserción de folículos pilosos naturales extraídos de la zona donante del paciente en zonas de calvicie del paciente.

Existe la posibilidad de injerto de cabellos artificiales para injertar en el cuero cabelludo, pero los resultados no son óptimos obteniéndose un aspecto de una estética muy inferior a la de los cabellos naturales. Además, pueden producirse efectos secundarios como rechazo.

Trasplante capilar es el término correcto desde un punto de vista técnico. Sin embargo, cualquiera de los términos es comprensible tanto para los pacientes como para los profesionales dedicados a este tipo de intervenciones, es decir, se pueden utilizar coloquialmente como sinónimos.

Y, ¿qué es el microimplante capilar?

Nunca escuché microimplante en mi práctica habitual

¿Qué técnicas existen de trasplante capilar?

En cuanto a las técnicas de realización de injerto capilar, contamos con dos opciones a día de hoy. La técnica FUSS, que se refiere a «Follicular Unit Strip Surgery» o «técnica de la tira», y la técnica FUE, que se refiere a «Follicular Unit Extraction» o «Extracción individual de folículos»

En la técnica FUSS las unidades foliculares de la zona donante se extraen mediante una fina banda de piel con cabello de entre 15 y 20 cm de longitud por 1 cm de ancho aproximadamente que se obtiene de la zona occipital con posterior sutura.

En la técnica FUE las unidades foliculares se extraen una a una de la zona donante mediante un micromotor, utilizándose toda la zona occipital que permita la densidad del cabello del paciente

¿Hombres y mujeres pueden someterse por igual a ambos tratamientos?

Las alopecias de hombres y mujeres suelen ser de causa diferente, siendo en general en mujeres alopecias difusas y en hombres de patrón androgenético; es decir, mientras en el hombre el cabello va retrocediendo de la frente hacia atrás e incluso en la coronilla, en las mujeres se produce un adelgazamiento del cabello y una pérdida de pelo en la zona superior del cuero cabelludo que en mínimas ocasiones conduce a la calvicie total siendo, sobre todo, la falta de densidad por lo que se suele consultar.

¿Es necesario la anestesia local o general para realizar estas técnicas capilares?

Al ser una intervención de cirugía menor no precisa anestesia general (ni está indicada en estos procedimientos ya que el riesgo-beneficio no está justificado)

Se emplea anestesia local inyectada con aguja en la zona donante y receptora. En algunos casos se puede preanestesiar con Anestesia local aplicada por presión, de manera que se adormece superficialmente la zona antes de proceder a inyectar la anestesia en sí.

¿Qué riesgos puede tener un trasplante capilar?

Como toda medicación que se administra a un paciente, puede tener riesgo de alergia o hipersensibilidad no conocida por lo que el equipo sanitario debe estar formado y disponer de medicación para reaccionar de manera inmediata ante cualquier contratiempo.

¿Se requiere preparación previa antes de la cirugía?

Sí, es responsabilidad del paciente y es muy importante, igual que el cuidado postquirúrgico, ya que el resultado de la cirugía depende en gran medida de ambos. Estos cuidados favorecen que el sangrado durante la cirugía sea menor y el cirujano y su equipo puedan planificar y realizar la cirugía en condiciones óptimas.

El paciente deberá suspender o disminuir al máximo el consumo de tabaco quince días antes de la cirugía y todo el tiempo posible posteriormente, y suspender el consumo de bebidas excitantes que contengan cafeína, teína, taurina etc. así como el alcohol.

Además deberán suspenderse (siempre con indicación y bajo supervisión médica), medicaciones que aumenten el sangrado.

Y ¿cómo será el postoperatorio? ¿Qué cuidados son necesarios?

El mes posterior es crítico para el éxito del injerto. Las 4 primeras noches debe dormirse incorporado para evitar la inflamación y tomar/aplicarse la medicación indicada por el doctor durante la siguiente semana para evitar infección, inflamación y dolor.

Los días siguientes debe seguir sin tomar bebidas excitantes y evitar agachar la cabeza.

A partir del tercer día deberá iniciar los lavados por sí mismo según las indicaciones que Tricología le ha dado. Debe evitar sol y ejercicio intenso durante al menos un mes después del injerto

¿Cuántas sesiones para cada caso?

Dependiendo de la habilidad del cirujano y su equipo, el paciente podrá ser intervenido una sola vez o precisar más de una intervención.

En general si la zona donante lo permite, se intentará conseguir la extracción suficiente para que el paciente no precise una segunda cirugía. En casos en los que la zona donante permita una extracción inferior a lo que el paciente precisa para cubrir su zona receptora, se podrá esperar un año a la recuperación total de la cirugía y ver si se puede optar a una segunda cirugía con el fin de conseguir un óptimo resultado estético final.

¿Cómo se calcula el precio?

Las tarifas dependen directamente del departamento comercial, por lo que cada clínica tarificará de manera diferente, y podemos encontrar precios muy diferentes por aparentemente la misma cirugía.

En general extracciones pequeñas se correlacionan con precios inferiores a extracciones grandes, ya sea porque el paciente no lo necesita (ej. solo quiere cubrir entradas) o porque la zona donante no lo permite (calvicies avanzadas, segundas cirugías etc.)

¿Cuáles son las zonas más demandadas por los pacientes? ¿Son las mismas en hombres que en mujeres?

Como hemos explicado previamente, las alopecias en hombres y en mujeres son diferentes siendo las de patrón masculino preferiblemente las candidatas a intervención y, por tanto, entradas y coronilla las prioridades, siendo en estadios avanzados de alopecia necesario cubrir desde entradas a coronilla, incluyendo interparietal.

¿Puede realizarse en pestañas? ¿Y en cicatrices?

El microinjerto puede realizarse en pestañas en casos muy seleccionados y bajo supervisión directa de oftalmología, ya que hasta el día de hoy las complicaciones postquirúrgicas son muy frecuentes.

En el caso de las cicatrices, cada paciente debe ser estudiado individualmente. Los especialistas tienen que valorar el tipo de cicatriz, comprobar en qué estado está el tejido cicatricial, localización de la misma, y ver en qué condiciones se encuentra la zona donante para la extracción. La mayoría de las cicatrices se intervienen mediante técnica FUE.

Por lo demás, las particularidades de la intervención no son otras que las de cualquier injerto. Se utiliza anestesia local y la cirugía es ambulatoria. Al terminar, el paciente puede irse a casa y seguir los cuidados mínimos que se explican al alta. Sobre todo, proteger la zona y evitar el sol. En general, el postoperatorio es sencillo.

La piel no es la misma y esto puede comprometer el éxito del resultado.

Por eso, cuando se trata de cirugías sobre cicatrices, en ocasiones es necesario realizar una prueba para ver si el pelo crece sobre el tejido cicatricial posponiendo la cirugía al menos 3 meses para observarlo y, aun así, en ocasiones es necesario más de una sesión hasta que el pelo injertado alcance la densidad que se desea para tapar la lesión.

Te puede interesar leer este reportaje sobre depilación masculina.