Acondicionador para el Pelo – Cómo elegir el mejor

Champú, acondicionador y mascarilla son los básicos que no pueden faltar en el cuidado del pelo, y hay que saber elegir cuál es el mejor para cada clienta.

Utilizar productos de mala calidad e inadecuados para el cabello puede ser dañino a largo plazo. Cada pelo se forma de unas células que van sufriendo con el tiempo y los malos usos. El experto debe aconsejar sobre qué hábitos deben adquirir para el cuidado diario de su pelo.

Y, como aquí ya contamos todo sobre qué mascarilla utilizar según qué tipo de cabello, también es importante conocer las ventajas y las variedades en cuanto a acondicionadores, tanto para usar en el salón de peluquería como en los lavados diarios.

Todo sobre el acondicionador

Después de lavar el pelo con champú, el cabello queda con frizz y con más posibilidades de quedar quebradizo y con las puntas abiertas. El acondicionador sella los folículos del pelo y consigue dejarlo brillante sacando lo mejor de cada tipo de pelo. Por eso, es esencial escoger el mejor para cada una.

¿Qué es el acondicionador?

El acondicionador es un producto cosmético que se utiliza -normalmente- después de aplicar el champú, para que peinarlo sea mucho más fácil con el efecto de suavizante y el resultado sea una melena más fuerte y bella.

Cuando el sebo natural falta, el acondicionador lo compensa y recubre la hebra capilar cerrando las posibles roturas y las escamas en mal estado, penetrando en la cutícula y protegiendo al cabello de los daños exteriores con una película protectora.

¿Cuáles son sus componentes?

Dependiendo de para qué se quiera, tendrá unos componentes u otros. Es recomendable mirar la etiqueta y entender de qué se trata cada ingrediente.  Normalmente, tienen una base acuosa o de aceite (los que son tipo sérum). Además, pueden contener los siguientes elementos.

Compuestos grasos para lubricar el cabello y poder suavizarlo. Puede ser aceite de oliva o de coco.

Agentes humectantes para hidratar la fibra capilar, como la glicerina.

Polímeros acrílicos / Siliconas que crean la capa protectora sobre el cabello hasta el siguiente lavado. Esta película consigue dar el aspecto de brillo, pero se va acumulando y va apelmazando el pelo. Por eso, siempre que sea posible, se deben evitar los acondicionadores con Polyquaterniunms y los componentes que acaben en –methiconol, -siloxylicate, -siloxane y -methicone.

Hidrolizados de proteínas tanto de origen vegetal como animal, y se unen al cabello fortaleciendo su estructura.

Ácidos orgánicos débiles, como limón o vinagre, para generar un pH ácido que contraigan las escamas de la cutícula haciendo que se quede mucho más suave y brillante.

-Tensioactivos catiónicos, como los Quaterniums o Cetrimonium Chloride, que neutralizan las cargas negativas y engrasan la fibra capilar. Algunos son irritantes.

Otros ingredientes a evitar

Otros ingredientes que contienen los acondicionadores y deben evitarse porque pueden resultar tóxicos para el organismo y para el medio ambiente, son los Ftalatos, que se usan para que los productos huelan a flores o a limpio. El más común en acondicionadores es el Ftalato de dietilhexilo (DEHP).

Los PEGS o polietilenglicol son derivados del petróleo que funcionan como emulgentes y emolientes, para ayudar a todos los ingredientes a mezclarse y para que haga espuma. Son los culpables de muchas irritaciones cutáneas, alergias y dermatitis. Es mucho mejor evitarlos.

Por otro lado, los champús y acondicionadores de bajo costo suelen fabricarse con sulfatos, como el Sodium Lauryl Sulfate (SLS) y el Sodium Laureth Sulfate (SLES).  Son espesantes y también se usan para hacer espuma. El problema es que son muy irritantes y se absorben con facilidad por el cuerpo.

Hay muchas sustancias dentro de los productos de higiene para el cabello. El profesional debe formarse al respecto, para saber cuáles son las que benefician y cuáles las que dañan al pelo, y ofrecer a sus clientas los acondicionadores de mejor calidad

¿Cómo se aplica el acondicionador?

Acondicionador para el Pelo – Cómo elegir el mejor

El acondicionador se aplica de una manera específica. Al contrario que el champú, no se debe untar por las raíces ni alrededores. Se distribuye desde la mitad de la melena hasta las puntas, con los dedos y de manera suave.

Se debe dejar actuar unos 2-3 minutos para que atraviese la hebra del cabello y penetre en las fibras capilares.

Para terminar, se aclara con abundante agua, preferiblemente tibia. Nunca demasiado caliente. Y se peina el cabello a medida que se enjuaga, para deshacer bien los nudos.

¿Cada cuánto tiempo usar acondicionador?  Es aconsejable utilizarlo cada vez que se utilice champú, ya que el cabello necesita la ayuda del acondicionador para hidratarse después de ser lavado.

Tampoco es recomendable lavarse el cabello todos los días. Dos veces por semana es una cantidad perfecta. E, incluso, para aquellas que estén desintoxicando el cabello de ingredientes del tipo sulfato o siliconas, pueden utilizar un acondicionador libre de estos componentes para lavarse el cabello sin necesidad de champú.

Cómo elegir el mejor acondicionador

El acondicionador a utilizar dependerá, principalmente, del tipo de cabello y de sus necesidades. Un cabello sano no precisará el mismo producto que un pelo seco o un pelo graso.

Lo mejor es que sea el propio experto quien diagnostique y aconseje a las clientas. Porque utilizar el producto inadecuado, a la larga, puede generar problemas tanto en el cuero cabelludo, como en el propio pelo.

Grosso modo, los cabellos sanos y los secos van mejor con productos en formato crema, mientras que, para los pelos teñidos, es mucho mejor el acondicionador en spray.

Para el pelo dañado y seco, además, se debe recomendar acondicionadores que lo hidraten y nutran. Mientras que, para el pelo grasoso, se deben utilizar tanto champús como acondicionadores específicos, sin que estos últimos toquen las raíces de la cabeza. Para estos pelos, lo mejor será evitar las siliconas de las que ya hablamos anteriormente.

Por otro lado, los cabellos con mucho frizz, como los pelos rizados, piden a grito productos para pelos rebeldes, como los que tienen queratina. Al contrario que los pelos excesivamente lisos y sin volumen, que necesitarán productos que generen movimiento y vida.

Consejos para el cabello

Para que el acondicionador haga mayor efecto, y potencie el brillo del pelo, lo mejor es utilizar agua tibia. El agua caliente es enemiga del cuero cabelludo.

Además, no se debe aplicar el acondicionador en las raíces, a no ser que se esté buscando el efecto ugly o efecto sucio que tanto se ha visto en pasarelas.  Son las puntas las que tienden a resecarse, por lo que aceptan mucho mejor la hidratación de estos productos.

Deja una respuesta

Sucríbete a nuestra Newsletter

Sucríbete a nuestra Newsletter

Únete a la comunidad Coiffure y recibe en tu email las mejores ofertas y novedades del sector

Hemos recibido tus datos! Recibirás un email de confirmación en unos minutos!