Qué es el #brushing? Con fotografías de #EssentialLooks #SchwarzkopfProfessional

11 julio, 2014
Análisis - Otras Noticias
0 71075 5

 

El uso del cepillo y el secador en el salón de peluquería esconde mucho más de lo que a primera vista pueda parecer. El brushing, o lo que es lo mismo, un peinado espectacular en cualquier tipo de cabello es sólo posible con el brushing adecuado. Y para ello, cepillo y secador se convierten en las herramientas básicas e imprescindibles del profesional. Revisamos los fundamentos del brushing y recalamos en determinados conceptos que nunca has de olvidar.

 

 

Imagen 1

Essential Looks 1:2014 Schwarzkopf Porfessional Style-Tec Collection Tendencia METALLXX

Son los ases, herramientas imprescindibles a la hora de conseguir un brushing perfecto. Obligados y venerados en los salones de peluquería, cepillos y secadores obtienen las formas perecederas e imperecederas de los cabellos más bonitos y espectaculares. Mediante el brushing podemos realizar cualquier tipo de peinado, desde los muy lisos a rizados, pasando por los ondulados.

 

 

 

¿Cómo conseguimos el peinado?

 

El peinado se obtiene utilizando como molde un cepillo y aplicando a la vez calor en cada mecha con el secador de mano.

 

El resultado obtenido depende del diámetro de los cepillos a elegir, del tamaño y tipo de cabello y de la forma del peinado a realizar.

 

Recuerda que cuanto más pequeño es el diámetro de los cepillos, más cerrada será la ondulación que realices, en el mercado existen diferentes tamaños y calidades de materiales y formas.

 

 

 

Consejo profesional

 

Es importante coger el hábito del brushing sin que te acostumbres a usar una sola mano para manejar lo cepillos y el secador, debes alternar ambas manos, a igual tiempo, para evitar enfermedades profesionales y sacar el máximo partido a tu herramienta principal: las manos.

 

Has de recordar también, formarte adecuadamente en esta técnica, de forma que no adquieras hábitos que en el futuro te cueste trabajo corregir. Debes tener en cuenta el no soltar en ningún momento a la hora de realizar el brushing, el cepillo y el secador (encendido todo el tiempo del secado, salvo excepciones) de tus manos, ni siquiera para realizar particiones, ya que de lo contrario se pierde mucho tiempo y no pones en funcionamiento tu habilidad manual.

 

 

 

Secadores

 

El secador de mano es un aparato electrónico que lleva una potencia aproximada de 500 a 1.500 watios, con un interruptor de encendido y de apagado, otro para regular la temperatura del aire y otro para la velocidad. Debe ser ligero y adaptable a la mano. El chorro de aire (suave o fuerte) debe influir permanentemente, ya que los secadores profesionales están preparados para ello. Éste se debe controlar según el tipo de cabello, su textura y manejabilidad. Si es fino y bastante corto, la temperatura y el chorro de aire deben ser suaves. Así se podrá mantener la humedad dentro de la corteza del cabello, hasta conseguir una gradación correcta para manipular el cabello. Si el cabello se seca demasiado, antes que el pelo haya quedado suficientemente moldeado, se tendrá que humedecer nuevamente.

 

Hoy en día los secadores, considerados herramientas de peinado, incluyen materiales de última tecnología y componentes que los convierten en instrumentos de vanguardia respetando siempre al máximo la fibra capilar y obteniendo de ella, lo mejor: cabello brillante y bonito, sin encrespamiento y suave y manejable.

 

Además incorporan diseños ergonómicos, potencias máximas y accesorios ya imprescindibles para resultados particulares y perseguidos: boquillas y difusores, por ejemplo.

 

 

 

Cepillos

 

En cuanto al cepillo su evolución ha sido igualmente digna de destacar. Sus grosores y materiales se diseñan en función también del efecto buscado en cada tipo y longitud de cabello. Pero es más, sus cerdas y posición de las mismas se estudian al detalle para evitar, por ejemplo, el encrespado del cabello y conseguir a su vez la mejor y mayor durabilidad del efecto creado. En el brushing, triunfan los cepillos redondos. Escoger un cepillo redondo es garantizar el brillo al cabello. Cuanto más fino sea el cabello mayor densidad en las cerdas se necesita; y, al revés, cuanto más fuerte y abundante sea el pelo, más separadas estarán. Puedes escoger un cepillo con el interior metálico. Te ayudará mientras lo secas puesto que conserva mejor el calor. Además, este efecto te permite crear peinados más resistentes como por ejemplo con uno redondo para hacer rizos. Igual que el térmico o metálico mantienen el calor, existe un tipo de cepillo que deja pasar el aire por unos agujeros que tiene en su estructura. Así, se convierte en un gran aliado para esos días en los que secarse el pelo es más una necesidad que una cuestión estética. Estos tipos de cepillo no proporcionan ni brillo ni volumen.

 

Hasta aquí, un breve resumen de lo que es el brushing. Pero por supuesto, como profesional que eres, deberás estar a atento a cada formación así como a toda propuesta o novedad en materia de cepillos y secadores. Escoger tu mejor herramienta será siempre para ti y tu cliente, sinónimo y garantía de éxito y fidelidad.

Imagen 3

Essential Looks 1:2014 Schwarzkopf Porfessional Style-Tec Collection Tendencia METALLXX

Imagen 2

Essential Looks 1:2014 Schwarzkopf Porfessional Style-Tec Collection Tendencia METALLXX

s

Revista Coiffure

Ver otras noticias

Deja un comentario

Sucríbete a nuestra Newsletter

Sucríbete a nuestra Newsletter

Únete a la comunidad Coiffure y recibe en tu email las mejores ofertas y novedades del sector

Hemos recibido tus datos! Recibirás un email de confirmación en unos minutos!