Nominaciones, premios, eventos y otras historias.

6 abril, 2017
mes - Portada
0 1692 3

Muchos términos que hasta hace unos años no estaban en el vocabulario habitual de los peluqueros ahora forman parte de nuestras conversaciones cotidianas: nominaciones, premios, “shooting”, “moodboard”, etc. Hemos evolucionado tanto en los últimos años que apenas tengo tiempo para asimilarlo, pero, sinceramente, creo que todo ha sido para mejor. Atrás ha quedado el ocultismo, el “no enseño porque no vaya a ser que lo hagan mejor que yo”. Atrás están quedando también los miedos, la desconfianza, la desunión y la crítica infundada y a veces desmedida, fruto de los celos profesionales. Avances encomiables, pero aún nos queda camino por recorrer.

NUEVOS TIEMPOS, NUEVAS CORRIENTES

 La sociedad de la información y la comunicación y el desarrollo vertiginoso de las redes sociales han removido el mundillo de la peluquería hasta tal punto que ahora nos encanta compartir. Porque compartir es aprender, y además nos aporta seguridad y confianza en nuestro trabajo y, desde luego, nos hace más felices.

Me encanta esta nueva corriente de amistad y buen entendimiento que vive ahora la profesión y sobre todo me vuelve loco de alegría empaparme del entusiasmo de los jóvenes peluqueros que, muy probablemente, van a tener un futuro lleno de oportunidades. Estos mismos jóvenes no deben perder el norte, que ha de ser siempre el salón, y el objetivo: las clientas satisfechas. Todo lo demás tiene que ser secundario, aunque percibo, en algunos casos, un ansia desmedida por estar, por figurar. Y eso me inquieta.

Desde chaval me ha gustado presentarme a concursos, que antes eran en vivo y directo. Eran concursos a los que iba yo solo con mi modelo, mis manos y mis ilusiones, y se trataba únicamente de medir las habilidades profesionales con otros compañeros. Porque lo que está claro es que los concursos sirven sobre todo para medir y comparar a unos con otros. Sería muy aburrido si no se produjera esa comparación, y se perdería la emoción cuando llega el momento y el jurado anuncia la clasificación de los participantes. Pero ahí, justo en ese momento, debe terminar la competencia y la rivalidad.

 GANAMOS SIEMPRE

En ocasiones nuestro colectivo pone en entredicho el valor de los premios, pero a mi entender esto se dice con la boca pequeña, porque cada vez somos más los que nos presentamos a competiciones y concursos. Nos encanta comentar las colecciones participantes, mirar con lupa a los finalistas, investigar sobre los jurados, etc. Los concursos son un aliciente, una motivación y un impulso que mantiene vivo el ingenio y la creatividad. Y además ganamos siempre, si no el trofeo, sí la experiencia, el compartir con el equipo, la satisfacción del trabajo bien hecho… Y esto, no hay que olvidarse, ¡es también un grandísimo premio!

Desde estas líneas quiero aplaudir estas maravillosas ideas y, concretamente, la labor que está llevando a cabo el Club Fígaro en pro de la peluquería creativa española. Los Premios Fígaro constituyen un revulsivo que ha cambiado las relaciones entre los peluquer@s de este país. Mil gracias por esta iniciativa que surgió del esfuerzo y tesón de unos cuantos compañeros que soñaron algo muy grande y lo hicieron realidad.

En tres ocasiones he tenido la gran suerte de ser finalista en los Premios Fígaro en diferentes categorías. Para mí ha sido un orgullo presentar en la pasarela mis colecciones, sobre todo teniendo en cuenta la alta participación y la calidad de los trabajos presentados a concurso. Este año, estar nominado a P.E.A, ya era un sueño en sí mismo y algo que veía muy, pero que muy difícil, teniendo a mi derecha al grandísimo Christian Vendrell y a mi izquierda a mi hermano del alma, Manuel Mon, que para mí y para muchos, es el peluquero español cada año.

Quiero aprovechar este artículo para dar las gracias a todas las personas que pensaron en mí para este premio y, sobre todo y ante todo, a los que me han ayudado a llegar a ser lo que soy y poder vivir y disfrutar de nuestra maravillosa profesión que, sin lugar a dudas es la más bonita del mundo.

Un artículo de Gonzalo Zarauza
Asesor de Imagen, Estilista
y Director del Centro Beta

ZARAUZA

Revista Coiffure

Ver otras noticias

Deja un comentario

Sucríbete a nuestra Newsletter

Sucríbete a nuestra Newsletter

Únete a la comunidad Coiffure y recibe en tu email las mejores ofertas y novedades del sector

Hemos recibido tus datos! Recibirás un email de confirmación en unos minutos!