IN & OUT de la Peluquería Española (II)

in out peluqueria espanola

En la primera parte de In & Out, publicada en la pasada edición de Coiffure Professionnelle, hablamos de cómo el sector de la peluquería se ve desde dentro, de nuestras preocupaciones durante el periodo de confinamiento, de nuestras luchas y logros. Ahora, en este segundo Cara a cara, escribiré sobre cómo creo que nos ven desde fuera, es decir, del lado de nuestros clientes, de las autoridades, de los fabricantes, de los medios de comunicación… Y de lo que, como gremio, podemos aportarle a la sociedad.

Por Gonzalo Zarauza

“Uno a uno, todos somos mortales; juntos, somos eternos», Francisco de Quevedo

Ya han pasado muchos meses desde que el covid entró como un huracán en nuestras vidas, arrasando con todo y cambiándonos para siempre. Hay quienes querrán olvidar este año, pero otros, en cambio, lo hemos tomado como una oportunidad para resurgir, para evolucionar, para reinventarnos y para aprender.

Antes, ahora y mañana

En el sector de la belleza, en general, y de la peluquería en particular, el problema ha sido que en los últimos meses hemos tenido un subidón de energía que, así como ha llegado, se ha ido. Hemos vuelto al trabajo y todo ha quedado diluido: las ideas, los proyectos… Esa trama que creamos en los meses de confinamiento y que despertó relaciones de amistad entre colegas quedó en modo “pausa” de forma
indefinida nada más reabrimos nuestros negocios.

Vimos que la red tenía un grandísimo potencial: nos estábamos ganando un lugar importante dentro de la opinión pública, la gente decía que una de las primeras cosas que haría al terminar la pandemia sería ir a la peluquería porque necesitaba “verse bien para sentirse mejor”. Pero, a la hora de la verdad, por más que luchamos, algo falla y todo se desvanece.

Me pregunto por qué sucede esto. Probablemente hay múltiples razones, pero yo destacaría las siguientes:

  • Quizá pensamos en pequeño y no nos damos cuenta del valor que tenemos.
  • El hecho de que el sector sea más emocional que racional incide en nuestra falta de concreción.
  • Las diferentes legislaciones según CC.AA. no ayudan.
  • No hemos sido capaces de organizarnos en una asociación fuerte, sino que nos hemos disuelto en múltiples asociaciones, perdiendo así la oportunidad de tener una sola agenda y unas iniciativas claras.
  • Las asociaciones no cuentan más que con buenas palabras de los profesionales, pero carecen de recursos. Impulsar, tramitar y gestionar las iniciativas que las asociaciones pueden llevar a cabo tiene costes que entre todos debemos asumir.

Estoy seguro de que se os están ocurriendo otras razones para añadir a esta lista, pero lo cierto es que, a la larga, todo se resume en que no acabamos de avanzar. ¿Será por eso que no hemos conseguido la bajada del IVA en comparación con otro tipo de establecimientos como los cines, las discotecas y las floristerías? Sea como fuere, no nos debemos dar por vencidos, ni creer que no podemos cambiar nuestro destino. La pandemia nos ha demostrado que, estando juntos, podemos lograr grandes cosas, que somos importantes para la sociedad, incluso más de lo que habíamos imaginado nunca. No es tarde para reactivar nuestra red y seguir en pie de lucha. Yo creo que somos capaces.

Preguntamos a los expertos

Marta de Paco

marta de paco

Conocida y respetada por todos, profesionales, marcas, asociaciones y medios de comunicación, Marta ha dado respuesta a una necesidad que teníamos los peluqueros creativos: ¿cómo difundir nuestras colecciones? ComunicaHair nació en el 2012, y desde entonces ha llevado a cabo una gran labor de difusión, convirtiéndola en referente y mediadora indiscutible entre el sector y la prensa profesional nacional e internacional. Seriedad, eficacia y credibilidad son su estandarte.

Pregunta- ¿Cuáles crees que son los valores “antípodas” del sector de la peluquería española?

Respuesta- Creo que a la mayoría de los peluqueros les une la pasión por la profesión y el deseo de contribuir a que la sociedad se sienta bien, feliz, satisfecha, al tratar de conectar su imagen exterior con su autoestima.

En cuanto a los puntos de mejora o áreas a potenciar, es palpable que nos hallamos ante un sector que se ha formado extensamente en los aspectos técnicos y creativos del oficio, algo que no ocurre con la gestión y el desarrollo empresarial de sus negocios, además de contar con un nivel escaso en relación con las TIC (tecnologías de la información y la comunicación).

La gestión del ego, ciertas actitudes narcisistas, egocéntricas y un punto de egoísmo planean sobre el sector de la peluquería y el estilismo, como en tantos otros. Quizás hemos aceptado que en un artista es intrínseco ese mito del ego, entendido como el afán de destacar o necesitar reconocimiento, algo que puede convertirse en un arma de doble filo, conduciendo a cierta soledad, desagradecimiento, celos y envidias irracionales, un sinfín de frenos al desarrollo de un colectivo que destacaría uniendo fuerza, pasión y creatividad.

Cierta desunión en el sector acarrea diversos perjuicios en distintos aspectos. ¿Cómo se puede prestigiar una profesión si, para abrir un negocio de peluquería en nuestro país, no se requiere titulación? ¿De qué sirve la formación y la excelencia en tu negocio si el intrusismo que provocan los bajos precios tiene más difusión que el trabajo bien hecho? ¿Cómo luchar contra eso?

P.- ¿Qué diferencias encuentras entre la imagen que tenemos de nosotros mismos y la que tiene la prensa internacional con la que trabajas?

R.- Honestamente, creo que la prensa internacional va entendiendo que la peluquería española ha llegado, no solo para quedarse, sino para marcar un camino. Crece exponencialmente la cantidad de producciones que se realizan y el nivel altísimo que muestran; aumentan los galardones, reconocimientos y premios otorgados, nacionales e internacionales, que consolidan el prestigio y la credibilidad de peluqueros españoles. No es de extrañar, entonces, que países conservadores y punteros con su peluquería, tales como Reino Unido o Australia, se vayan abriendo a considerar a estos peluqueros como fuente de inspiración para sus lectores.

Estar conectados con el mundo nos permite avanzar, compartir e incluso influir, me explico: la gran asignatura es el idioma. Adquirir un nivel adecuado del inglés abrirá un sinfín de oportunidades a aquellos que lo tengan. Tener colegas internacionales dará un giro a tu carrera, ya que dejarás de sentirte aislado o no tenido en cuenta. Un contexto del que surgirán nuevas propuestas que te impulsarán a ser visto como alguien influyente, por la prensa internacional, las marcas y las propias peluqueras y peluqueros de otros países de habla no hispana.

P.- ¿Crees que la inversión en creatividad sirve para afianzarse profesionalmente y ocupar nuestro sitio en el mundo de la imagen personal?

R.- Sin duda, considero que es una inversión que merece mucho la pena. Estás dando un mensaje a tus clientes, actuales y potenciales, de que eres experto en tu campo, creador de tendencias y referente en el sector, por lo que se intuye que eres conocedor de las últimas novedades en cuanto a técnicas de corte, color, productos, tecnologías y herramientas; en definitiva, un profesional completo al que acudir con total garantía de éxito.

P.- Dinos una frase inspiradora que nos conciencie y sirva de revulsivo para ponernos manos a la obra.

R.- La peluquería tiene un poder transformador, no solo hacia tu cliente sino hacia ti mismo. Como profesional apasionado que eres, ¡empodérate y aprovecha tu potencial!

Antonio Jaumandreu

antonio jaumandreu

Abogado de profesión y con una gran implicación en el sector de la imagen personal asesorando a empresas y asociaciones de peluquería y estética. He tenido la suerte de escucharle en más de una ocasión y me ha demostrado que únicamente con buenas palabras no se consigue nada. Expertos como él conocen los entresijos legales para que nuestras demandas lleguen donde se toman las decisiones y se cambian las cosas.

Pregunta- ¿Cuáles crees que son los valores “antípodas” del sector de la peluquería española?

Respuesta- En positivo, una profesionalidad y un nivel técnico y artístico impresionantes, que curiosamente parecen ser más reconocidos fuera que en España. En negativo, una escasísima conciencia de grupo, de la potencia que como sector económico tiene y de las posibilidades que ello le ofrece.

P.- ¿Qué propondrías a las asociaciones profesionales para tener un frente común?

R.- Olvidar personalismos y plantearse objetivos realistas y alcanzables; lo contrario solo lleva a la frustración. Y entender que para conseguirlos hace falta poner recursos, las cosas no se hacen solas. Ninguna asociación puede funcionar sin dinero y ningún profesional puede pretender que los problemas de su colectivo se los resuelvan otros mientras él mira desde la barrera.

P.- ¿Cuáles crees que son los tres objetivos más urgentes para los negocios de peluquería?

R.- Profundizar más que nunca en el aspecto empresarial del negocio de la peluquería: la rentabilidad no se obtiene solo con capacidades artísticas. Entender que lo que es bueno para el sector lo es para cada uno de sus miembros y actuar en consecuencia, implicándose en sus asociaciones, más necesarias que nunca. Y aprovechar este forzoso paréntesis para repensar el negocio, poniendo todo el foco en el cliente y en sus necesidades.

P.- Dinos una frase inspiradora que nos conciencie y nos pueda servir de revulsivo para ponernos manos a la obra.

R.- Parafraseando a Kennedy, no te preguntes qué puede hacer tu profesión por ti, sino qué puedes hacer tú por tú profesión. Y ponte a ello.