Grandes Maestros – Cheska: “Me di cuenta de que tenía un don especial”

10 enero, 2018
Análisis - Entrevistas - Portada
0 891 0

Josep Pons tiene el honor de entrevistar a Cheska (y nosotros el honor de publicarlo), la primera mujer –pero seguro que no la última– en aparecer en nuestra sección Grandes Maestros. Una charla en la que la peluquera cuenta su trayectoria a un amigo, con sinceridad, confianza y admiración. Un combo de profesionales que llenan de palabras sabias nuestras páginas. ¡Todo un lujo!

FOTO JOSEP PONS


Cheska es una mujer excepcional, admirable. Ante todo, muy inteligente, auténtica, generosa, de una elegancia natural, como pocas veces he conocido. Cheska vive y dirige uno de los salones demayor prestigio mundial, con una extensa y prestigiosa clientela compuesta por muchísimas personalidades de todo tipo, tanto nacionales como internacionales. Un salón que trabaja cada día al cien por cien, con una valoración del servicio admirable. Ni promociones, ni descuentos: regalan calidad, trato exquisito y el mejor resultado.

Cheska ha tenido múltiples propuestas de franquiciar su prestigiosa marca, pero ella y su otra mitad, su socio y marido, Jesús Baras, las han descartado a pesar de representar unos importantes ingresos económicos. Ellos tienen sus objetivos muy claros: calidad, equilibrio y disfrutar el día a día viviendo y gozando de esta próspera empresa.

Jesús Baras es el principal apoyo de Cheska y quien la animó a iniciar su propio negocio. Jesús es todo un caballero, con una cultura y un saber estar admirables. Él trabajaba en el sector de la arquitectura y no le importó asumir la importante pero poco reconocida labor de gestión interna y de decoración de un espléndido salón, dónde hoy en día trabajan más de 20 personas. Siempre han formado un tándem ejemplar, que se ha visto reforzado con la incorporación a la firma de dos de sus hijas. María, licenciada en Historia del Arte y también peluquera, que destaca en diversos medios de comunicación con sus publicaciones impresas, televisión y otros muchos medios. Y su otra hija, Cheska, con gran capacidad de gestión empresarial y que actualmente forma equipo con Jesús en la parte administrativa.

Todo un ejemplo de empresa que ha sabido jugar la carta de la calidad y el prestigio, convirtiéndose en un referente internacional, y también un ejemplo de familia para los que hemos tenido la suerte de compartir con ella muchos momentos profesionales, familiares, viajes y diversas experiencias. Sin duda, la firma Cheska es digna de estudio por su extraordinaria trayectoria

Marta Sanchez Cheska ConSofia de Habsburgo Anette Cheska


Josep Pons: ¿Dónde nació Cheska?

Cheska: Nací en Castilla-La Mancha, pero desde muy pequeña me trasladé con mi familia a Madrid y me siento madrileña.

JP: ¿Qué profesión tenían sus padres?

Cheska: Labradores, igual que mis abuelos.

JP: ¿Cómo se orientó hacia el mundo de la peluquería?

Cheska: Desde muy pequeña lo he llevado dentro. Ya en el colegio ayudaba a las niñas mayores con los estilismos de peluquería y maquillaje en los festivales escolares. Así, poco a poco, me di cuenta de que tenía un don especial.

JP: ¿Qué referentes tenía entonces?

Cheska: Me fijaba en los libros de historia, en el cine, en el teatro…, en personajes como Audrey Hepburn, Rita Hayworth o Grace Kelly. En el mundo de la peluquería me llamaba mucho la atención Alexandre de París. Siempre me ha fascinado la peluquería francesa.

JP: ¿Ha tenido algún momento de duda respecto a la profesión?

Cheska: Dudas, nunca. Estuve siempre segura de que el trabajo en la peluquería sería maravilloso. Siempre fue mi pasión y ahora, con frecuencia, le doy gracias a Dios porque me iluminó para elegir esta profesión –la mejor del mundo– y por ser tan feliz con mi trabajo y durante tantos años.

JP: ¿Su mejor momento?

Cheska: El día en que Jesús Baras del Toral, entonces mi novio, me dijo: “¿por qué no te planteas tener tu propio salón de peluquería?”. Ahí comenzó la historia de mi vida, tanto profesional, como personal.

JP: ¿El menos bueno?

Cheska: No lo recuerdo, pero seguro que habrá habido momentos malos y difíciles como en cualquier negocio, sobre todo al inicio, pero yo aprendo de las dificultades, ¡te hacen ser más fuerte! Luego, debemos olvidarlos y disfrutar de los éxitos.

JP: ¿Cuál es tu visión de la peluquería actual?

Cheska: La evolución de la peluquería ha sido vertiginosa en los últimos años, sobre todo en las herramientas de trabajo, productos y tratamientos, ¡es una maravilla! Ahora contamos con productos de última generación, con ingredientes naturales para cuidar el cabello, con unos aromas impresionantes que hacen que incluso el salón huela de otra manera. Han aparecido nuevos servicios, como las queratinas y los tratamientos botánicos; y en cuanto a las técnicas, son procesos que ya utilizábamos y que se van poniendo de moda y reinventando. Nosotros las adaptamos siempre a nuestro estilo “Cheska”, tenemos un sello propio con un denominador común: cuidado del cabello y personalización.

foto1 Emma Suarez Ana Obregon

JP: ¿Qué famosas visitan vuestros salones?

Cheska: Muchas de nuestras clientes son famosas, pero otras no. Para nosotras, todas requieren el mismo mimo. A nuestro salón acuden clientes de todas partes del mundo (Suiza, EEUU, Inglaterra…). Cogen un avión sólo para venir a nuestro salón, ¡imagínate cómo las tenemos que cuidar!

JP: ¿Qué ha representado Jesús en tu excelente carrera profesional?

Cheska: Jesús es mi marido y sin él no existiría Cheska. Él me ayudó y me dio la fuerza para crear y disfrutar de este nuestro mundo, que es la peluquería. Él, desde el minuto uno, me ayudó en todo. El trabajaba en arquitectura y decoración y a él le debo el salón más bonito del mundo, que hizo solo para mí.

“La evolución de la peluquería ha sido vertiginosa en los últimos años, sobre todo en las herramientas de trabajo, productos y tratamientos, ¡es una maravilla!”.

JP: Parece ser que tu sucesora es María, que está destacando de forma realmente impactante, así como su hermana Cheska en la parte administrativa, ¿no es así?

Cheska: María es la tercera mis hijas y cuando nos contó que quería estudiar peluquería, después de terminar su carrera de Historia del Arte, fue una sorpresa para todos. ¡No me lo esperaba! Creo que para mí es un premio poder compartir mi trabajo diario con ella, mis proyectos e ilusiones cada día. Con su hermana Cheska, la pequeña de mis 4 hijos, también disfruto mucho y nos transmite mucha energía y tranquilidad desde la parte administrativa. Ella se ocupa de lo que a mí menos me gusta del salón, así que se entiende mejor con su padre.

JP: ¿Qué planes de futuro tenéis?

Cheska: Mi futuro es disfrutar de mi familia y de la tranquilidad de saber que mis sucesoras tienen preparación y libertad para volar muy alto. María y su hermana Cheska tienen mucho futuro porque les gusta lo que hacen y, además, tienen valores éticos muy importantes, algo que no debe faltar nunca en el campo profesional ni personal.

Show TVE Nieves Herrero MariaMartaCheska

, , ,
Revista Coiffure

Ver otras noticias

Deja un comentario

Sucríbete a nuestra Newsletter

Sucríbete a nuestra Newsletter

Únete a la comunidad Coiffure y recibe en tu email las mejores ofertas y novedades del sector

Hemos recibido tus datos! Recibirás un email de confirmación en unos minutos!