ÁLVARO THE BARBER: “ESTAMOS RODEADOS DE REFERENTES ANÓNIMOS”

2 octubre, 2019
Entrevistas - Portada
0 122 0

En nuestro último número masculino – Coiffure Professionnelle #379 – , Josep Pons ha querido hablar con uno de nuestros barberos favoritos: Álvaro The Barber. Un profesional que derrocha fluidez hablando y habilidad con la tijera, un barbero que no quita el ojo de la peluquería femenina y un formador entusiasta, divertido y comprometido con su oficio.

Álvaro Calvo es un profesional de la barbería del cual tengo las mejores referencias. Ni más ni menos que mi gran amigo y maestro Ramiro Fernández me habla auténticas maravillas de él. Un enorme profesional que destaca por su amor, entrega y espíritu de superación. Y ese tesón del día a día, esa ansia de crear y mejorar, lo ha llevado a obtener un importante reconocimiento profesional.

Álvaro “The Barber”, como se le conoce profesionalmente, lleva la peluquería en la sangre. Su familia tenía un salón unisex, pero él, desde el primer momento, se sintió atraído por el sector masculino, especializándose más tarde con su propia barbería (puesta en marcha en el año 2000) en cortes de cabello, afeitados y estética masculina, tanto en depilación de cejas como tratamientos faciales, servicios que ha conseguido potenciar enormemente. Además, como buen profesional, ha encontrado en la formación una de sus pasiones, campo que comparte con Rosana Collado, su mano derecha a la hora de gestionar todo su trabajo como educador.

Álvaro es un hombre sencillo, de familia, con ideas claras y un gran respecto hacia sus padres, hermanos, su esposa y todos los que le han ayudado a crecer como profesional. Por eso en él hemos encontrado un magnífico ejemplo de lo que significa triunfar en peluquería: destacar gracias a una brillante carrera marcada por el tesón, la pasión y la propia autorrealización. ¡Felicidades, Álvaro!

Josep Pons: ¿Cómo te definirías?
Álvaro The Barber: Siempre me resulta difícil definirme, y mucho más destacar cosas mías, ya que creo que es complicado ser objetivo, pero a grandes rasgos creo que soy un tipo sencillo.
JP: ¿Qué has estudiado?
ATB: Cuando terminé la educación primaria hice un año de FP de dibujo técnico, se me daba bien aquello de la geometría, la ocupación de líneas en el espacio… Después entré en la academia para obtener el título oficial de peluquería y de ahí ya me incorporé al equipo familiar.
JP: ¿Has sido autodidacta?
ATB: En absoluto. En mi padre tuve a mi primer y principal maestro y después siempre me fijé y aprendí tanto de los diferentes peluqueros que pasaron por el negocio familiar, como de los que me han aportado conocimientos en las diferentes formaciones a las que he acudido. Todo lo que he visto lo he metido en una coctelera y me he quedado con lo que me ha parecido más valioso, haciendo también las cosas a mi manera, pero por supuesto manteniendo en mí parte de todos los profesionales que se han cruzado en mi camino.
JP: ¿Cuánto tiempo necesita un profesional de la barbería para formarse?
ATB: Partimos de la base de que la formación continua es una parte imprescindible de una profesión, o así debería de ser para nunca caer en la monotonía. A partir de esto, deberíamos tener en cuenta que esa formación no es solo técnica, también hay que crecer en aspectos muy importantes, como la comunicación con el cliente o la formación de criterios estéticos para ser un buen asesor. Así que es difícil cuantificar el tiempo que un barbero necesita. Pero te confieso una cosa: todos los barberos a los que admiro por su profesionalidad llevan muchos años en el oficio.
JP: ¿Por qué decidiste especializarte en barbería en lugar de peluquería mixta?
ATB: Cuando empecé, mi padre hacía años que había cerrado su barbería y abierto una peluquería unisex, pero no sé por qué desde el principio me sentí a gusto en la sección de caballeros. Me encanta y sigo muy atento a la peluquería femenina, sus variadísimas disciplinas y posibilidades, su creatividad…, pero me motivó especializarme en el espacio y servicio exclusivo al hombre.

JP: ¿Cómo te inspiras?
ATB: Con la música, el cine, en la calle. Haciendo un repaso al pasado y leyendo lo que se propone para el futuro. En mis colecciones es donde puedo desarrollar mi faceta más creativa.
JP: ¿Cuáles son tus proyectos inmediatos?
ATB: El año pasado lancé formaciones intensivas y muy personalizadas en mi barbería junto a Rosana Collado, que es la persona que organiza toda esta área. También estoy terminando de idear mi próxima colección, que espero lanzar durante este año.
JP: ¿Cómo te sientes profesionalmente?
ATB: Feliz.

JP: ¿Satisfecho de tu carrera profesional? ¿Cambiarías algo?
ATB: Muy satisfecho. Trabajo duro en una profesión que me encanta.
JP: ¿Alguien que te haya ayudado especialmente?
ATB: Mi mujer es la que escucha mis preocupaciones y me aconseja a diario. Se puede decir que mis decisiones son suyas también. Mis hermanos, peluqueros también, son con los que tengo charlas interminables sobre peluquería y con los que me reafirmo en la línea a seguir. Mis padres, como
debe de ser, son los que me dicen eso de “muy bien, hijo, qué orgulloso estoy”, un apoyo fundamental. Y por supuesto Rosana Collado, la persona que gestiona todo mi trabajo como formador, sin ella no estaría haciendo formaciones ni podría llegar hasta donde estoy llegando.
JP: ¿Como definirías tu filosofía de éxito profesional?
ATB: Creo que he hecho en cada momento lo que me apetecía, porque me gusta, siendo yo mismo.
JP: ¿A qué se debe el fenómeno barber shop?
ATB: Con la llegada de la estética ‘hipster’ vinieron unos cortes de cabello inspirados en los de principios del siglo XX y las barbas largas, una tendencia que los barberos sabíamos ejecutar perfectamente. Las barberías se convirtieron en el lugar ideal para esa moda por su sabor ‘old school’ que tan bien encajaba con dicha estética. Todo esto lo ha afianzado el reciclaje continuo y puesta al día de una generación inquieta de barberos, que está sabiendo adaptarse a los cambios. También creo que existe una relación con las nuevas tendencias de consumo, que van encaminadas a huir de productos o servicios genéricos en favor de la simplicidad y la mayor calidad y especialización.
JP: ¿Crees que el sector ésta suficientemente valorado?
ATB: Cada vez más. Los clientes más jóvenes así nos lo hacen ver en nuestro día a día, valoran mucho esta especialización cuando llegas a un nivel de calidad alto.
JP: ¿Aceptan los hombres servicios de spa, estética, color, forma, etc.?
ATB: El hombre cada vez acepta más cualquier servicio relacionado con la belleza o cuidado personal.

JP: ¿Volverá el cabello largo?
ATB: Tengamos en cuenta los factores que hacen que no sea mayoritario: la alopecia, que hace que a una gran cantidad de hombres no les favorezca el cabello largo; y el trabajo que supone. Muchos hombres buscan la comodidad continuamente. He visto pasar varios ciclos de tendencias y en alguno el cabello largo pegó más fuerte que en otros, pero siempre de una manera minoritaria.
JP: ¿Cómo ves el futuro de la barbería?
ATB: Creo que se han dejado atrás clichés que nos veían desfasados y, si sumamos esa enorme demanda de cuidado por parte del hombre actual, hoy en día se ha configurado como una opción de modelo de negocio con el mismo futuro que la peluquería unisex.
JP: ¿Qué tipo de vida haces para mantenerte en forma y poder trabajar tanto?
ATB: Este año he cumplido 42 años. Llega un momento en el que tu cuerpo te empieza a lanzar avisos y tomas más consciencia de lo importante que es cuidarse para mantener el ritmo de trabajo y para sentirte bien. Llevo enganchado al deporte ya unos años y lo agradece tanto mi cuerpo como
mi mente.
JP: ¿Algún temor personal? ¿Y profesional?
ATB: En lo personal, perder a seres queridos. En lo profesional, perder la motivación.
JP: ¿Cual es tu código de valores por orden de importancia?
ATB: Al igual que nunca tuve ni color favorito, ni comida favorita, soy incapaz de poner en orden mis valores. Todo es importante. Todo en equilibrio hace que funcione y si se rompe una pata te caes de la silla.
JP: ¿Cuáles son tus referentes en la vida no profesional?
ATB: Amigos, familiares o conocidos. Muchas de esas personas que tengo alrededor que hacen las cosas bien y me gustaría hacerlo igual de bien que
ellos. Ese amigo que es un padrazo y te fijas en cómo educa a sus hijos, esa prima que es una profesional impecable, ese conocido del que admiras su equilibrio y filosofía de vida y te lo intentas aplicar… Todos estamos rodeados de referentes anónimos.
JP: ¿Qué opinión tienes sobre el momento actual en nuestro país?
ATB: El discurso populista de “la culpa es de ese, sígueme a mí y te irá mejor” está apareciendo con diferentes colores en nuestro país. También en el panorama internacional. Me preocupa que logren desviar el foco de lo realmente importante y se nos esté olvidando lo que nos ha costado llegar hasta aquí y construir el mayor nivel de bienestar jamás conocido. Los gurús que venden la tierra prometida a base de crear un enemigo o culpable nunca nos llevaron a buen puerto.

, ,
Avatar
Revista Coiffure

Ver otras noticias

Deja un comentario

Sucríbete a nuestra Newsletter

Sucríbete a nuestra Newsletter

Únete a la comunidad Coiffure y recibe en tu email las mejores ofertas y novedades del sector

Hemos recibido tus datos! Recibirás un email de confirmación en unos minutos!