Alberto Cerdán: «Priorizo al cliente ante cualquier otro tipo de trabajo»

10 septiembre, 2019
Entrevistas - Portada
0 293 0

Todo un referente en el sector, Alberto Cerdán ha conseguido elevar su nombre a lo más alto de la peluquería de nuestro país gracias a su trabajo incesable y su clientela de categoría. Josep Pons habla con él para descubrir más sobre su amor por el cabello y el trato al cliente, lo que le ha hecho ganarse la confianza y el cariño de celebrities y compañeros peluqueros.


Alberto Cerdán es elegante, de formas exquisitas, respetuoso y muy amable. Y si bien todas estas cualidades son muy importantes, vamos a destacar una que nos interesa especialmente: Cerdán es un apasionado de su profesión, de la peluquería. Es un profesional que ha sabido marcarse unos objetivos ambiciosos y ha tenido la fuerza, el tesión y la capacidad para conseguirlos. Se ha rodeado y liderado buenos equipos –lo cual considero imprescindible para triunfar– y mantiene su espíritu de superación intacto, como si acabara de comenzar su trayectoria.

Sus apariciones en los medios de comunicación son constantes, ya que trabaja con personas muy conocidas en nuestro país. Sin embargo, siempre ha sabido compaginar esta faceta más mediática con la gestión de sus salones. Alberto es un hombre impregnado de unos valores que le posibilitan este equilibro profesional y personal. Tiene los conceptos muy claros y no tiene miedo de “saltar a la piscina” para seguir aprendiendo e inspirándose, trabajando en lo que más le gusta. Así es Alberto Cerdán.

Josep Pons: ¿Cómo te definirías?
Alberto Cerdán: Soy un ser humano que, gracias a los valores que me ha aportado mi familia, he podido crecer como persona y como profesional. Desde pequeño mis padres me inculcaron el valor del trabajo, de la dedicación, del respeto y del trato al cliente.

JP: ¿Estás satisfecho con tu carrera profesional? ¿Cambiarías algo?
AC: No cambiaría nada de mi vida profesional. Creo que las decisiones siempre se toman por alguna razón y siendo consciente de lo que te gustaría ser o a qué meta te gustaría llegar. Me gusta mucha la frase que dice: “no hay peor decisión que la que no se toma”. Tienes que luchar por tus objetivos y el seguimiento de tus ideas te hará crecer. Esto es parte de mi manera de ser y seguramente he hecho muchas cosas mal, pero lo que tengo es lo que me merezco y todo ello, bueno o malo, es por las decisiones que, a lo largo de la vida, he tomado y por tanto no me arrepiento de ello. A
nivel profesional puedo decir que tengo lo que había deseado: tener a mi lado a un equipo extraordinario y a unas clientas fieles. He trabajado con muchos expertos de este sector y siempre he intentado aprender de todos ellos.
JP: ¿Cual es tu código de valores por orden de importancia?
AC: Habría que diferenciar los personales y los profesionales. En los personales, mi código de valores siempre ha sido luchar por la felicidad, intentando no hacer daño. Lo ideal es rodearte de la gente que siempre va a estar a tu lado, que te conocen y saben como eres. Crecer con ellos ha supuesto más de lo que podría haber imaginado. También creo que en esta vida hay que ser sincero y leal a tus ideas. En cuanto a nivel profesional, creo que hay algo que lo supera todo: simplemente, enamorarte de tu profesión.
JP: ¿Qué tipo de vida haces para mantenerte en forma y poder trabajar tanto?
AC: Mi vida ahora mismo es muy caótica. Vivo en tres ciudades diferentes durante la semana. Lunes, martes y miércoles estoy en el salón de Barcelona, jueves y viernes en el salón de Madrid y, normalmente, los sábados estoy en las diferentes ciudades dónde están el resto de salones. No
obstante considero que hay dos cosas que son importantes para seguir este ritmo: la alimentación y el descanso. Para un trabajo tan exigente y dedicado hay que descansar y relajarse. También compartir momentos con mi pareja y saber mantener el equilibrio entre el trabajo y la vida personal.


JP: ¿Cómo definirías tu filosofía de vida?
AC: Mi filosofía de vida está hecha de todo lo que he ido aprendiendo. Básicamente es la inspiración, la ilusión, el desarrollar proyectos nuevos, tener metas y objetivos que alcanzar, el respeto a todo el mundo y ser neutral para intentar aprender el máximo posible. Aunque a nivel personal y profesional creo que lo más importante es la crítica interior.
JP: ¿Cómo te inspiras?
AC: Me inspira desde la gente joven hasta la gente más mayor. Las ideas creativas nacen del diálogo con personas de diferentes opiniones y puntos de vista. Esto hace que al final tú crees tus propias ideas. Por otro lado, y no menos importante, me inspira el arte y la moda. Al final, te inspiras con lo que ven tus ojos y tus ojos ven diferente al resto. Cosas tan simples como, por ejemplo, fijarte en una tienda de sombreros o de caramelos, en una película o una pintura… Siempre he intentado ver los colores y el brillo de la vida de una manera diferente a como la gente los acostumbraba a ver, me gusta fijarme en detalles: el color y la delicadeza de los ojos, el tono de la piel, el color de un cabello, los aromas, hasta el color de una voz… En definitiva, el color de la vida y de las cosas más imperceptibles pero, a
la vez, perceptibles.
JP: ¿Cómo te sientes profesionalmente?
AC: Me siento satisfecho y orgulloso de todo lo que he crecido con esfuerzo y dedicación. Nuestro concepto de marca esta muy definido. Siempre hemos tenido claro cómo desarrollar la belleza y a quién nos queríamos dirigir. Trabajo con un equipo excelente y simpático, que atrae a nuestros clientes.
Cada día aprendemos cosas diferentes y eso hace que me sienta muy completo, feliz y agradecido con todos nuestros salones.


JP: ¿Qué factor destacarías de tu carrera?
AC: El factor que destacaría es el haber compartido todos estos años de éxitos con el equipo que he tenido. Es una profesión donde la gente empieza muy joven y con muchas aspiraciones; que puedan crecer contigo, a tu lado, porque creen en aquello que haces es todo un privilegio. Me siento honrado de avanzar junto a ellos.
JP: ¿Alguien que te haya ayudado especialmente?
AC: Las personas que me han ayudado en mi profesión son muchas, no se pueden ni contar. Desde muy pequeño mis padres me enseñaron a amar esta profesión. En cuanto a carrera profesional, Pascual Iranzo y Lluís Llongueras, entre muchísimos otros. Coloristas excepcionales que han estado en nuestros salones, figuras tan representativas en nuestra
profesión como tú, Josep Pons, que ayudan muchísimo por su filosofía, trabajo incansable y por haber conseguido tantas cosas importantes para nuestra profesión. Mi querido maestro, Alberto Cebado, que después de mi madre es quien me hizo crecer como profesional. Mi gran equipo de expertos y a mi pareja, Carola, que no pertenece al mundo de la belleza pero que tanto me ha ayudado en este camino.
JP: ¿Crees que le has sacado el partido deseado a tu profesión?
AC: Le hemos sacado todo el partido que podríamos sacar a nuestra profesión. Siempre hay cosas que se quedan y que te gustarían hacer, pero para estar bien con tu profesión también has de estar bien con tu vida.
Creo que el secreto está en disfrutar de las cosas de cada momento y lo más importante de nuestra profesión (no debemos olvidarlo) que es la atención al cliente. Se pueden hacer muchas cosas: shows, espectáculos, actos, eventos…, pero hay que recordar que todo lo hacemos para que la peluquería esté llena de clientes que confíen en ti y para eso solo hay un secreto: estar en el salón, que es lo que yo intento hacer siempre. Priorizo al cliente ante cualquier otro tipo de trabajo.


JP: ¿Cuáles son tus proyectos inmediatos?
AC: Los proyectos más cercanos están relacionados con una formación muy innovadora. Se basa en el color (sobre todo) pero sin dejar de lado el corte. Lo más importante de la peluquería nace de la formación continua y ese es un proyecto vital y diario. Por otro lado, otro proyecto del día a día y esencial es el trabajo en equipo y mantener un buen clima de trabajo.
JP: En tu infancia, ¿qué querías ser?
AC: Hacía muchos deportes: esquí, tenis, fútbol… Pero mi infancia ha estado marcada por la vida laboral de mis padres, el ruido de los secadores eran mis Beatles, mi perfume, el olor de la permanente. Es lo que he vivido de pequeño, levantarme y ver a las mujeres con los cascos y los secadores, mi madre con la bata blanca trabajando desde la mañana hasta la noche. Yo soñaba con dedicarme a lo que hacía mi madre en la peluquería y luché por ello. Posteriormente entré en Cebado, donde aprendí y dirigí mi trayectoria para desenvolverme en el mundo de la moda.
JP: ¿Crees que la peluquería está suficientemente valorada?
AC: Hace muchos años que la peluquería está valorada y creo que cada vez más. El peluquero no solo corta el pelo, sino que aporta color, te cambia el aspecto, mejora tu estado de ánimo y comprende los motivos por los que quieres cambiar y el enfoque que quieres dar. Hoy en día todo va ligado a una imagen de lo que proyectamos, ¡cómo no va a estar valorada nuestra profesión! Pero creo que todas las profesiones deberían valorarse por igual, ya que cada una tiene sus dificultades, sus complicaciones, y deben ser igual de respetadas las unas que las otras.
JP: ¿Qué opinas de la peluquería low cost?
AC: La peluquería low cost se creó en un momento de necesidad, igual que otros productos consumo, pero cada uno tiene su sector, su target y su manera de trabajar. Encuentro que hay sitio para todos. Mientras el trabajo se haga con dignidad, siendo sincero con lo que vendes y el servicio que ofreces, está bien. Es un tipo más de peluquería que existe y se tiene que respetar.
JP: ¿Has sido autodidacta?
AC: Creo que sí he sido autodidacta porque he intentado ver las cosas a mí manera. Creo que uno puede estudiar mucho, aprender todas las técnicas, etc., pero, independientemente de cómo te dicen que se deben hacer las cosas, luego uno debe hacer su interpretación propia y ahí esta el punto diferencial: la creatividad se gana cuando moldeas lo que sabes a tu manera, cuando rompes las normas porque la base ya la tienes en la mente, en las manos y en el corazón.


JP: ¿Qué has estudiado?
AC: Habiendo acabado el bachillerato, quise hacer muchos cursos para formarme bien dentro del sector, rodeándome de gente importante cuyo aprendizaje fue superior. Luego escribí un libro, lo cuál me hizo profundizar mucho más en técnicas y en conceptos no tan conocidos en nuestro mundo. Me dio la oportunidad de leer sobre el tacto humano cuando desarrollas una profesión como la nuestra. Libros de grandes genios de este sector y también de arte, que te enseñan a interpretar la pintura y la arquitectura con otros ojos.
JP: ¿Cuáles son tus referentes en la vida no profesional?
AC: Mis referentes personales son los que tengo a mi lado en el día a día y de los que siempre he ido aprendiendo. Ante todo, mis padres, por inculcarme sus valores y apoyarme en todas las decisiones. También mi suegro, que tiene ese ojo médico que ve las cosas antes de que pasen. Pero además, por suerte he tenido cerca muchas actrices y actores, gente de la industria de la moda, que me han dejado huella. Aunque si tuviera que decir referentes importantes y populares sería: Pep Guardiola, una persona que ha conseguido todos los éxitos que se ha propuesto con un respeto increíble, y Marta Ariño, una mujer luchadora con las ideas muy claras.
JP: Y profesionalmente, ¿cuáles son?
AC: A a nivel profesional son muchos, no se puede pueden enumerar en una entrevista. Son todos aquellos que suman y muchos a los que veo cada día. Desde a mi equipo al profesional más aclamado internacionalmente, porque para mí tienen la misma importancia. Gente con iniciativa y dedicación.
JP: ¿Algún temor personal? ¿Y profesional?
AC: Mi temor personal –yo creo que compartido con muchos seres humanos– es ir perdiendo la consciencia, la memoria. Muchas veces lo pienso. Es temor a no saber cómo será y cómo lo afrontaré. En cuanto a nivel profesional, mi temor sería que se acabaran las ideas, que llegara un momento en el que la mente dejará de ser creativa.
JP: ¿Qué opinión tienes sobre el momento actual en nuestro país?
AC: Creo que la generación que me acompaña ha aprendido a respetar a nuestros padres y a nuestros hijos. Ahora mismo estamos en una nueva era donde ha cogido mucha importancia la digitalización, quizás demasiada. Hay que encontrar el equilibrio. Intentar no perder la esencia de saborear un paisaje o un día de primavera para poder interpretar, escoger, comparar y tratar estas nuevas formulas de una manera diferente. Me preocupa también la educación que reciben nuestros hijos, son nuestro futuro y siento que la sociedad no los acompaña, los estamos dejando solos. En cuando a la política, me gustaría que apareciera alguien cualificado y bien formado que hablase sin gritar y sin insultar, que fuera un buen gestor, que supiera hacer un discurso entendible para todo el mundo y, sobre todo, que respetará a los demás.
JP: ¿Qué opinión tienes a nivel de la situación actual internacional?
AC: Creo que está completamente desencajada. En mi opinión, creo que deberíamos estar más unidos en aspectos y causas de real necesidad.


, ,
Avatar
Revista Coiffure

Ver otras noticias

Deja un comentario

Sucríbete a nuestra Newsletter

Sucríbete a nuestra Newsletter

Únete a la comunidad Coiffure y recibe en tu email las mejores ofertas y novedades del sector

Hemos recibido tus datos! Recibirás un email de confirmación en unos minutos!